la levedad del tiempo — (es)

El tiempo es una ilusión y nada es dejado al azar. No lo es la hora a la que se levanta el panadero o la posición de un electrón, incluso cuando los electrones, supuestamente modelos de lo impredecible, solo son pequeñas criaturas mansas y obsequiosas que se apresuran a la velocidad de la luz, yendo precisamente a donde se supone que deben ir.
Y, sin embargo, hay una maravillosa anarquía, en la que el panadero elige cuándo levantarse. ¿Cómo puede ser esto? Si nada es aleatorio, ¿cómo puede haber libre albedrío? La respuesta es simple. Nada está predeterminado, o determinado, ni se determinó, ni se determinará. Todo sucedió una vez, y a la vez, y el tiempo se inventó porque no podemos comprender de un vistazo el enorme y detallado lienzo que se nos ha dado, por lo que lo tanteamos, de manera lineal, pieza por pieza.
El universo está quieto y su complejidad es completa. Todo lo que alguna vez fue es; todo lo que siempre será es, y así sucesivamente, en todas las combinaciones posibles. Y, aunque al percibirlo imaginamos que está en movimiento y sin terminar, siempre estuvo terminado y es asombrosamente hermoso. Al final, o más bien, como realmente siempre fueron las cosas, cualquier evento, por ínfimo que sea, está íntima y sensiblemente vinculado a todos los demás, como una telaraña continua que, de ser tocada en cualquier momento, temblara en todas partes.
Dugutigui_LA LEVEDAD DEL TIEMPO_2c
La ilusión del tiempo se desvanece, no persiguiendo la luz, sino retrocediendo a través de una tormenta de arena que continuamente cambia de dirección. Te mueves hacia un lado, pero la tormenta te persigue. Giras de nuevo y la tormenta se ajusta. Una y otra vez haces esto, como un baile siniestro con la muerte. ¿Por qué? Porque esta tormenta no es algo que sopla desde lejos, algo que no tiene nada que ver contigo. Ese oscuro vendaval eres tú. Entonces, todo lo que puedes hacer es ceder, dejarte llevar directamente, cerrar los ojos y tapar los oídos para que la arena no entre, y retroceder paso a paso. No esperes encontrar sol allí, ni luna, ni dirección. Simplemente fina arena negra arremolinándose en el cielo como polvo de huesos calcinados. Ese es el tipo de tormenta de arena que has de imaginar. Una tormenta violenta, metafísica y simbólica. Pero, aunque metafísica o simbólica, no te equivoques: cortará la carne como mil cuchillas. La gente a tu lado sangrará, y tú también sangrarás caliente sangre roja. Y una vez que termine la tormenta, no recordarás cómo sobreviviste, ni siquiera si lograste realmente sobrevivir. No estarás seguro, de hecho, si la tormenta realmente ha pasado. O si siquiera ha existido.
Pero una cosa es segura: cuando salgas de la tormenta, no serás la misma persona que entró, pues, al terminar tu recorrido, te habrás retirado lo suficiente para poder ver todo el lienzo de una vez. Y el lienzo te mirará a ti. En él estará aquel punto. Aquel que era tu casa. Esos somos nosotros. Los ríos siguen corriendo hasta el mar; los días perfectamente azules que comienzan y terminan en una penumbra dorada continúan inmóviles y accesibles; cada político corrupto, cada líder supremo —masters momentáneos de alguna fracción de una mota de polvo, cada santo y pecador en la historia de nuestra especie vivió allí, en un pixel suspendido en un rayo de sol que no reconocerás. Tú, entonces un circo de neuronas, ya solo electrones, nunca tuviste la opción de modificar nada, porque el cuadro ya estaba pintado.
Cuando todo se percibe de tal manera que obvia el tiempo, te das cuenta de que el universo que observamos tiene precisamente las propiedades que deberíamos esperar si, en el fondo, no hay diseño: ningún propósito, ningún mal, ningún bien, nada más que una despiadada indiferencia… una justa indiferencia que se hará evidente no como algo que será, sino como algo que es. Que siempre ha sido. Y que va un paso por delante de nuestra lógica y nuestros anhelos.
.
La levedad del tiempo — Dugutigui
Posted in Education, Español, Politically Correct Language, Uncategorized, Writing | Tagged , , , , , , , , | Leave a comment

covid-19 y futuro — (es)

Dugutigui_COVID-19 Y FUTURO_0
Albert Einstein bromeaba que nunca pensaba en el futuro porque este suele llegar demasiado pronto. Evidentemente no le tocó experimentar la crisis del coronavirus y, por lo tanto, no podía imaginar un momento en que toda la sociedad estuviera agarrada a sus rectangulares bolas de cristal o consultando nerviosamente sus horóscopos, precisamente cuando sus facultades críticas están claramente en declive, incapaces de distinguir entre lo que me sienta bien y lo que es verdad.
Hubo un tiempo en que nada era realmente tuyo excepto unos pocos centímetros cúbicos dentro de tu cráneo. Eso ha cambiado. Hoy día, el embotamiento, la ganancia rápida, la satisfacción instantánea, el temer conocer a tus vecinos y a morir, la pseudociencia y la superstición, pero especialmente una especie de celebración de la ignorancia, han abierto una ventana en la cabeza por la que ni siquiera nuestro futuro será un misterio nunca más.
Y aunque predecir siga siendo notoriamente difícil, especialmente tratándose del futuro, bien podría suponerse que, de antemano, la gente siempre tratará de escapar de una situación desagradable con el menor gasto de inteligencia posible. En términos prácticos, la respuesta a la crisis sin precedentes del Covid-19 significa que la mayoría de las apuestas sobre lo que vaya a suceder pueden ser hoy admitidas o descartadas —dependiendo de la forma de pensar de cada uno, con la excepción de la idea de que no hay alternativa a la intervención estatal.
Dugutigui_COVID-19 Y FUTURO_3
Al margen de eso, ciertamente, persisten dificultades para tratar de anticipar cómo será la sociedad después de esta crisis. En primera instancia, no tenemos idea de cuánto tiempo durará. Lo que estamos tratando es, esencialmente, extender la epidemia en el tiempo. Este enfoque no garantiza menos infecciones, sino más bien una carga más manejable para la infraestructura de sanitaria. La respuesta final al coronavirus será una vacuna, pero eso podría estar a años de distancia. El VIH/SIDA se identificó por primera vez en 1984. EE. UU. anunció en ese momento que esperaban tener una vacuna lista en dos años. Sin embargo, a pesar de muchos ensayos, todavía hoy no está disponible una vacuna verdaderamente efectiva.
Segundo, pase lo que pase en el futuro, podemos estar seguros de que habrá continuidad e interrupciones y dinámicas destructivas y constructivas en juego al mismo tiempo. Hay líneas rectas, incluso calles rectas, pero las crisis se asemejan más a caminos curvos y con baches, serpenteando entre montañas. Nunca son lineales. La crisis del coronavirus, y esto es fundamental, no traerá el año cero: una nueva era o una pizarra limpia en la que lo que ha sucedido en el pasado desaparecerá como por encanto o podrá ignorarse.
Las pandemias tampoco serán la nueva normalidad. Las acciones excepcionales en tiempos de paz tomadas por los gobiernos y los bancos centrales, y la reorganización de la sociedad y la economía en torno a los aislamientos, que está provocando algunos cambios de comportamiento, son temporales, no permanentes. Pero las consecuencias, particularmente del rescate estatal global que el Financial Times estima en alrededor de 4,5 millones de millones de dólares, tendrán una relación directa con el futuro y de diferentes maneras. El papel cada vez mayor del estado en la economía y la sociedad es lo único claro en este mar de incertidumbre.
Las afirmaciones, por ejemplo, de que esta crisis está obligando a las empresas tradicionales a adoptar la era digital, simplemente resaltan cuán vacuas eran las anteriores afirmaciones de que estábamos en una nueva era de disrupción e innovación en rápido movimiento. El hecho de que algunas industrias de siempre, desde los medios de comunicación y entretenimiento hasta el comercio minorista, pasando por los alimentos y las bebidas, tengan que conectarse a Internet para sobrevivir al aislamiento, pone de manifiesto cuán estancada y poco innovadora ha sido y sigue siendo gran parte de nuestra economía.
La idea, también, de que las personas que trabajan desde casa representan el futuro mundo del trabajo es otro pronóstico imaginario. Si bien esto puede resultar atractivo a los más fervientes ambientalistas que preconizan el fin del mundo (menos desplazamientos significa menos CO2), el verdadero problema es qué tipo de trabajo podrán estar haciendo, más que el hecho de que se haga desde casa. ¿Será un trabajo productivo o meramente decorativo?
La llamada “guerra” al coronavirus ha revelado otra realidad menos reconocida: a saber, que muchos trabajos esenciales en nuestra sociedad son no cualificados o semicualificados, y que dependemos mucho más de ellos que de los muy cacareados trabajadores de cuello blanco en la “información” y los servicios. ¿Qué diferencia habría si muchos de estos últimos trabajos simplemente desaparecieran? Absolutamente ninguna. Pero la ausencia de trabajadores de la construcción, la agricultura, el transporte, la distribución y, por supuesto, la salud, por nombrar algunos, pone de manifiesto el hecho de que, incluso en la “era digital”, dependemos drásticamente de sectores que han sufrido décadas de estancamiento, desinversión, falta de innovación e incluso olvido.
Dugutigui_COVID-19 Y FUTURO_2
Tercero. La crisis actual nos ha colocado momentáneamente en un entorno poco familiar, pero las ideas de ayer no han desaparecido. Los “vigilantes” de lo correcto (antes en la red, ahora también en los balcones), las políticas de identidad, los conflictos intergeneracionales, la xenofobia y la semi-cultura de bajas expectativas regresarán con vengativa fuerza.
Más importante aún, la cultura, aversa al riesgo, de consciencia en torno al cambio climático crecerá exponencialmente. ¿Por qué? Porque la gente que habrá observado el comportamiento del estado, particularmente la disolución del libro de reglas de la responsabilidad fiscal, se planteará la pregunta obvia: “Si todo esto es lo que era necesario para lidiar con Covid-19, ¿qué pasa con la emergencia climática?” Después de todo, el Covid-19 logró en días lo que Greta y Extinction Rebellion no imaginaban, ni en sus mejores sueños, ocurriría en décadas: cerrar escuelas, mantener los aviones en tierra, detener a personas que conducen automóviles, reducir nuestra huella de carbono, paralizar la explotación de combustibles fósiles, etc.
Y esta es seguramente la clave sobre lo que nos espera: si bien las consecuencias económicas serán sentidas por las generaciones venideras, el efecto más inmediato será el impacto político.
Lo que Covid-19 ya ha logrado es poner el último clavo en el ataúd de la falsa batalla ideológica que se prolonga desde la terminación de la Segunda Guerra Mundial entre los defensores del libre mercado y los socialistas estatales. Las pancartas que ondean hoy en la sociedad ya llevan inscrito que “No hay alternativa al Estado”, como contraposición al famoso dicho de Margaret Thatcher “No hay alternativa al mercado” —después del colapso de la Unión Soviética en 1989.
Si el gobierno dijese hoy que va a nacionalizar todos los bares, la gente lo consideraría totalmente plausible, y no estoy exagerando.
No ha habido discusión. No ha habido debate político. Pero el estado ya ha ganado, y todo lo demás seguirá ese camino. Si pensamos que la tendencia de ayer hacia la tecnocracia era fuerte, todavía no hemos visto nada. Las tendencias autoritarias que ya se exhiben en el marco del aislamiento actual son quizás un presagio de una sociedad futura que se regirá por principios de gestión.
El futuro sigue siendo un desconocido, como bien ha demostrado la sorpresa de este virus, pero la renovación del papel del estado ya no lo es. No necesitamos especular sobre su futuro. Ya ha llegado.
Dugutigui_COVID-19 Y FUTURO_1
Como George Orwell escribía en 1984: “Si quieres una imagen del futuro, imagina una bota estampada en un rostro humano, por la eternidad”.
.
Covid-19 y futuro — Dugutigui

 

Posted in COVID-19, Economy, Education, Español, Politically Incorrect Language, Politics, Uncategorized, Writing | Tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Leave a comment

en caso de que no lo hayas notado — (es)

En caso de que no lo hayas notado, nuestros líderes, en todas partes, han deshumanizado a millones y millones de seres humanos simplemente por su baja clase social, su religión e incluso su raza. Vivimos en una parte del mundo considerada rica, pero nuestra población es principalmente pobre. ¿Qué mundo se puede considerar rico cuando una persona trabajando todo el día no puede pagar sus facturas a fin de mes?  A nuestros pobres se les insta a odiarse a sí mismos, por ser pobres. De hecho, es un estigma que alguno de nosotros sea pobre, a pesar de que somos un continente de pobres con algún paleto rico. Lo que no te explican, es que por cada hombre que tiene un euro por el que no trabajó, otro hombre trabajó por un euro que no obtuvo.
En caso de que no lo hayas notado, nuestros líderes, en todas partes, nos hacen creen muchas cosas que obviamente son falsas. La falsedad más destructiva es que es muy fácil para cualquiera ganar dinero. No te explicarán cómo, factualmente, te va a llover dicho dinero y, por lo tanto, aquellos a los que no les llega, el 95%, se culpan entre ellos y se culpan a sí mismos. Esta culpabilidad interior ha sido un tesoro para los ricos y poderosos, que han tenido que hacer menos por sus pobres, pública y privadamente, que cualquier otra clase dominante desde los tiempos napoleónicos. Muchas novedades han venido de América. La más sorprendente, algo sin precedentes, es esta masa de pobres indignos, a la que no hay que amar porque no se aman a sí mismos.
En caso de que no lo hayas notado, nuestros líderes, en todas partes, le han dado la espalda a la clase trabajadora, sin mencionar a los trabajadores indocumentados que cosechan los alimentos y construyen nuestras casas. Estos héroes inesperados que en esta crisis aparecen en los supermercados y en los almacenes cuando aún está oscuro, cargando camiones y llenando estantes para que tengamos comida en nuestros refrigeradores durante esta cuarentena. Héroes, sin duda, que hacen que agua y electricidad sigan fluyendo, que limpian nuestras áreas públicas, que sirven en las farmacias y hospitales y entregan alimentos y medicinas en ciclomotores. Héroes que están arriesgando su vida por nosotros.
En caso de que no lo hayas notado, nuestros líderes, en todas partes, denigran a ese ejército, con chalecos de colores brillantes y chaquetas de alta visibilidad, que son los hijos, hijas, nietos y nietas de una clase trabajadora abandonada por ser innecesaria, anticuada e incapaz de hacer frente a este mundo en constante cambio. En otros tiempos había tradiciones populares que ensalzaban hombres que eran pobres, pero extremadamente sabios y virtuosos, y por lo tanto más estimables que cualquiera con poder y oro. Hoy día ya no se cuentan estas historias. La gente, en una burla a sí misma, glorifica a sus ricos: “si eran tan inteligentes, ¿por qué no eran ricos?”
En caso de que no lo hayas notado, nuestros líderes, en todas partes, también han deshumanizado a nuestros soldados debido a su baja extracción social. Cuando los ricos hacen la guerra, son los pobres quienes mueren. Antes de atacar Irak, ellos, con la inestimable ayuda de los paniaguados de la presa, garantizaban que allí había armas de destrucción masiva. La guerra ahora es una forma de entretenimiento televisivo, y lo que hace que la Primera Guerra Mundial sea tan entretenida son dos inventos estadounidenses, el alambre de espino y la ametralladora. O que el Napalm se desarrollase en un laboratorio secreto en la Universidad de Harvard.
En caso de que no lo hayas notado, nuestros líderes, en todas partes, si aguantan, siempre tienden hacia formas aristocráticas. No se conoce ningún gobierno en la historia que evada este patrón. Y a medida que se desarrolla esta aristocracia, el gobierno tiende cada vez más a actuar exclusivamente en interés de la clase dominante, ya sea que se trate de la realeza hereditaria, los oligarcas de los imperios financieros o la burocracia arraigada. Una rancia aristocracia que dice amar al hombre trabajador, cuando en realidad lo que aman es verlo trabajar.
En caso de que no lo hayas notado, en todas partes, la clase trabajadora debería ser aclamada como los héroes del Covid-19 por permitir todas las cómodas cuarentenas de las clases medias y altas, seguras, satisfechas, saludables y apoltronadas, con ese optimismo cuidadosamente preservado, esta progenie gorda y próspera de mediocridad. Con esta pandemia, la clase trabajadora resulta ser el pilar fundamental que sostiene a la sociedad, y debería ser aclamada como tal, pero me temo que nunca ocurrirá.
En caso de que no lo hayas notado, en todas partes, nos encontramos en una nueva realidad donde los penes de vidrio y cromo que se yerguen al cielo y los penes pequeños que laboraban dentro de ellos, están trabajando desde sus casas con sus portátiles. Quizás sus trabajos importantes y bien pagados, y los miles de millones gastados en sus entornos laborales, no eran tan cruciales para nuestra sociedad como se nos dijo hace años cuando eran “demasiado importantes para caer”. Esos edificios brillantes de 50 pisos ahora se sienten vacíos, mientras los hospitales están abarrotados. El Covid-19 nos empuja a mirar a través de sus ventanas de espejo.
En caso de que no lo hayas notado, en todas partes, la verdadera noticia es cómo la clase trabajadora viene a rescatar nuestro sistema financiero y social, a rescatarte a ti, y no una celebridad explayándose sobre cómo se inspiró y aprovechó sus propias experiencias al contraer el Covid-19 y aislarse durante 14 días en su lujosa mansión. Mi autoaislamiento relativamente cómodo está siendo posible gracias a esas mismas personas que nuestra sociedad ha estado descuidando una y otra vez.
En caso de que no lo hayas notado, en todas partes, ninguno de nosotros sabe lo que sucederá en las próximas semanas y meses: si el valor del trabajo que hacemos se basará en las realidades materiales de la sociedad o si aquellos paletos con dinero que han vivido la vida sobre las espaldas de la clase trabajadora una vez más usarán su riqueza y poder para subyugarnos a la falsa conciencia de que no somos dignos.
En caso de que no lo hayas notado, donde se niega la justicia, donde se impone la pobreza, donde prevalece la ignorancia y donde se hace sentir a cualquier clase que la sociedad no es más que una conspiración organizada para oprimirles, robarles y degradarles, ni las personas ni las propiedades estarán a salvo.
En caso de que no lo quieras notar, como decía Haile Selassie, hasta que la filosofía que sostiene que hay una raza superior y otra inferior sea desacreditada y abandonada de manera definitiva y permanente, significa guerra. Hasta que no deje de haber ciudadanos de primera clase y de segunda clase en todas las naciones, significa guerra. Hasta que el color de la piel de un hombre no tenga más importancia que el color de sus ojos, significa guerra. Hasta que los derechos humanos básicos estén igualmente garantizados para todos sin importar la raza o la religión, significa guerra. Y hasta ese día, el sueño de la paz duradera, la ciudadanía mundial, el gobierno de la moral internacional, seguirá siendo una ilusión fugaz que se perseguirá, pero que nunca se alcanzará … ahora y luego, en todas partes, hará guerra.
.
En caso de que no lo hayas notado – Dugutigui
Posted in Africa, COVID-19, Economy, Education, Español, Politically Incorrect Language, Politics | Tagged , , , , , , , , , , , , , , , , | Leave a comment

punto de inflexión — (es)

Cuando la propagación normal de una enfermedad se transforma en epidemia, se denomina punto de inflexión. Es ese momento en el que una pequeña perturbación inclina el equilibrio de un sistema y produce un gran cambio. Esa perturbación, que se retroalimenta a sí misma, es capaz de la reconfiguración repentina de todo un sistema.
Estamos ahí. No estoy hablando de Coronavirus. Estoy hablando del punto de inflexión de nuestra civilización.
Hawking temía que la evolución hubiese incorporado la codicia y la agresión al genoma humano, y es cierto que los humanos no han evolucionado emocionalmente desde los tiempos de los cazadores-recolectores que poblaban la sabana africana. Creemos que el espacio y los recursos del planeta son nuestros para usar como queramos, independientemente de las implicaciones para la tierra y sus otras especies.
Una serie de revoluciones, desde lo agrícola a lo científico, eventualmente crearon esa bestia con dos cabezas a la que llamamos progreso. Pero persiste una disyunción entre el ingenio humano y la madurez moral que debería acompañar a un impresionante avance que, por un lado, ha más que duplicado la esperanza de vida, así como, por el otro, nos ha dado la bomba atómica. A fecha de hoy, no hay signos de disminución de los conflictos, más bien todo lo contrario. El desafío de esta época va a ser equilibrar el ingenio y la madurez. Esta es una amenaza existencial: hemos creado la energía nuclear, la biotecnología y la inteligencia artificial, hemos cambiado el clima, pero si la humanidad se convierte en un Frankenstein colectivo o no, se decidirá por la forma en que respondamos a la disyuntiva.
La verdadera pandemia que sufrimos es valorar irracionalmente el crecimiento económico por encima de todo. El petróleo, más que cualquier otro factor, ha sido el motor de dicho desarrollo material durante el siglo pasado. Cuando el crecimiento comenzó a desacelerarse, a medida que el petróleo se encarecía, recurrimos a la deuda, avalada por a un teórico excedente futuro. El colapso financiero de 2008 fue una señal de que necesitábamos eliminar el apalancamiento de nuestra deuda. En cambio, ideamos formas creativas de tapar el problema de la deuda con más deuda.
Ahora, el Coronavirus ha detenido abruptamente la maquinaria del crecimiento. El contagio real, el miedo primordial del hombre, se está extendiendo. Los mercados se están derrumbando y no hay soluciones a la vista. La especie más social se enfrenta al aislamiento.
Hemos atravesado un umbral y con miedo no alcanzaremos con éxito la otra orilla. A pesar de que la extinción es realmente posible, este virus pasará y no será el final de los tiempos. Aun así, las cosas no volverán a ser como eran. Finalmente debemos buscar el equilibrio entre nosotros y con el planeta y, con suerte, aprender a vivir con menos. Todavía queda mucho por hacer, pero el panorama está cambiando vertiginosamente.
Si bien las fuerzas del abuso y el control parecen avanzar rápidamente hacia su juego final, sus maquinaciones se están volviendo más obvias y claramente maliciosas. A medida que las personas identifican el hecho de que su mundo está completamente manipulado, una vez que eliminen su miedo, debilitarán drásticamente el control de la estructura de poder sobre las mentes de la gente. Aunque los hechos parecen negarlo, la llama de la verdadera libertad se vuelve cada vez más brillante, impulsando aún más el despertar y el empoderamiento de la humanidad.
Al final, si el Coronavirus resulta ser la pequeña perturbación que reinicie el sistema, más que un azote, podría ser una bendición para la especie humana.
.
Punto de inflexión — Dugutigui
Posted in COVID-19, Economy, Education, Español, Politically Incorrect Language, Politics, Writing | Tagged , , , , , , , , , , , , , , | Leave a comment

un idiota útil — (es)

Uno podría razonablemente postular que cuando el Príncipe Heredero Mohammed bin Salman (MbS) señaló a principios de marzo, que Arabia Saudita elevaría al máximo la producción de crudo para colapsar los precios del petróleo en una guerra de precios a gran escala, el presidente ruso Vladimir Putin, con el torso desnudo en algún lugar de Siberia, probablemente se cayó del caballo del ataque de risa. Hay una frase en los círculos de inteligencia rusos, dedicada a personas desorientadas, que se usa sin piedad (a espaldas del aludido) en operaciones encubiertas: “es un idiota útil”, y es difícil pensar en alguien más “útil” en este contexto para los rusos que quien quiera que se le ocurrió el último “plan” de los saudís.
Cualquiera que sea la forma en que se desarrolle esta guerra de precios del petróleo, Rusia gana.
En términos puramente de economía básica del petróleo, Rusia tiene un precio de equilibrio presupuestario de unos US$ 40 por barril Brent este año: el equilibrio de Arabia Saudita está en los US$ 84. Rusia puede producir más de 11 millones de barriles por día (mbpd) sin sudar (figurativamente); El promedio de producción de Arabia Saudita, desde 1973 hasta hoy, es de poco más de 8 mbpd. La principal empresa productora de petróleo de Rusia, Rosneft, ha estado rogándole al presidente Putin que le permita producir y vender más petróleo desde que Rusia empezó a llegar a acuerdos con la OPEP + en diciembre de 2016; El principal productor de petróleo de Arabia Saudita, Aramco, solo pude sufrir destrucción de valor societario en tal escenario. Esto incluye a aquellas personas que confiaron lo suficiente en MbS para comprar acciones en la reciente oferta pública inicial de Aramco. Rusia puede hacer frente a precios del petróleo tan bajos como US$ 25 por barril, desde una perspectiva de presupuesto y reservas de activos extranjeros, durante 10 años; Arabia Saudita podría aguantar 2 años como máximo.
Una razón clave por la que Rusia puede sobrevivir por mucho más tiempo que los sauditas es precisamente realidad gracias al propio MbS. Subrayando esto, y el hecho de que los rusos tienen un sentido del humor muy travieso, que lo tienen, ocurrió que el Ministro de Energía de Rusia, Alexander Novak, la semana pasada elogió la cooperación con la agrupación de la OPEP en los últimos tres años, lo que, añadió, “le había hecho ganar a Rusia 10 billones de rublos (US$ 140 mil millones)”. Presumiblemente para resaltar aún más la ironía de todo esto, el Ministerio de Finanzas de Rusia pormenorizo la forma en la que los fondos acumulados gracias a los acuerdos anteriores con la OPEP ayudarán a Rusia a respaldar el rublo y también a hacer frente a precios del petróleo tan bajos como US$ 25 por barril por 10 años. Sin embargo, la guinda metafórica del pastel fue que Novak agregó que “podemos llegar a nuevos acuerdos [con la OPEP] si es necesario”. En términos prácticos, esto significa que si, de hecho, a Arabia Saudita le lleva más tiempo del que originalmente se pensaba ir a la quiebra y el tema comienza a tener un impacto negativo en Rusia, entonces Moscú simplemente hará “clic” y Riad vendrá corriendo a firmar un nuevo acuerdo de límite de producción en la OPEP +.
Seguramente, algunos puedan pensar “no es posible que Arabia vaya a la quiebra”. De hecho, como se destacó más arriba, Arabia Saudita irá a la quiebra si continúa esta guerra de precios del crudo. Como el propio viceministro de economía de Arabia Saudita, Mohamed Al Tuwaijri, declaró inequívocamente en octubre de 2016 —la última vez que los sauditas intentaron exactamente esta misma “estrategia” (desde 2014 a 2016) de derrumbar los precios del petróleo y arruinar a los productores de esquisto de USA, “Si nosotros (Arabia Saudita) no tomamos ninguna medida de reforma, y si la economía global se mantiene igual, entonces estamos condenados a la bancarrota en tres o cuatro años”. Es decir, si Arabia Saudita siguiera produciendo en exceso para hacer bajar los precios del petróleo, tal como lo está haciendo ahora, una vez más, estaría en bancarrota dentro de tres o cuatro años. No obstante, el plazo se ha reducido hoy a la mitad por una variedad de razones específicas como la guerra del Yemen y el coronavirus.
Pero ¿qué tiene que ganar Rusia con la quiebra de Arabia Saudita?
Económicamente, significa que Arabia Saudita incumplirá la deuda soberana y corporativa, no podrá atender a sus industrias clave y no podrá cumplir con los requisitos en sus principales contratos de petróleo y gas. Simplemente tener menos petróleo y gas saudita compitiendo en el mismo espacio que Rusia y sus aliados —especialmente Irán e Irak, sería lo suficientemente beneficioso para Rusia. Pero también hay beneficios adicionales aún mayores. Uno de ellos es la destrucción de la relación, ya de por sí tensa, entre USA y Arabia Saudita, que ha perdurado desde 1945. En aquel momento, el acuerdo que se alcanzó entre el entonces presidente Franklin D. Roosevelt y el rey saudita, Abdulaziz, a bordo del crucero de la Armada estadounidense Quincy en el Gran Lago Amargo del Canal de Suez, estipulaba que Estados Unidos recibiría todo el petróleo que necesitase siempre que Arabia Saudita lo tuviese disponible, a cambio de lo cual Estados Unidos garantizaría la seguridad tanto del país como de la gobernante Casa de Saúd.
El apoyo dentro de Estados Unidos para la continuación de esta relación ha disminuido notablemente en los últimos años. Este cambio de actitud comenzó en serio cuando llamó la atención de los americanos que 15 de los 19 secuestradores que iban en los aviones involucrados en la atrocidad terrorista del 9/11 eran ciudadanos de Arabia Saudita. El alcance de la participación del gobierno saudita en la financiación de este tipo de terrorismo apareció en primer plano tras la anulación, el 28 de septiembre de 2017, por el Congreso estadounidense del veto del ex-presidente Barack Obama a la Ley de Justicia contra los Patrocinadores del Terrorismo. Eso hizo posible que las familias de las víctimas del ataque terrorista del 9/11 demandaran al gobierno de Arabia Saudita por daños. En un corto espacio de tiempo, después de esta reversión, se produjeron siete demandas importantes ante los tribunales federales que alegan el apoyo del gobierno saudita y su financiación en el ataque del 9/11, y se esperan más demandas.
Los eventos posteriores no han suavizado esta visión negativa, con la presión constante del Congreso sobre la guerra liderada por Arabia Saudita en Yemen, el acercamiento de Arabia Saudita a Rusia en la agrupación de la OPEP + y la acusación del presidente libanés Michel Aoun en 2017 de que el entonces primer ministro Saad al Hariri había sido secuestrado por los sauditas y obligado a renunciar. Las cosas empeoraron con el asesinato del periodista saudita disidente, Jamal Khashoggi, el 2 de octubre de 2018 en el consulado saudí en Estambul, Turquía, que incluso la CIA concluyó que fue ordenado personalmente por MbS. Tal fue el cambio en el sentimiento hacia Arabia Saudita durante estos años que la Administración Presidencial de los Estados Unidos se ha visto sometida a una presión cada vez mayor para que finalmente implemente la ley de “No Producción de Petróleo y Carteles de Exportación” (NOPEC). Este proyecto de ley, que por cierto aún se puede implementar —aparentemente algo más que MbS no ha tenido en cuenta, haría ilegal limitar artificialmente la producción de petróleo (y gas) o amañar precios, como hacen la OPEP y Arabia Saudita.
Este proyecto de ley también eliminaría de inmediato la inmunidad soberana que existe actualmente en los tribunales estadounidenses para la OPEP como grupo y para sus estados miembros individuales. Esto dejaría a Arabia Saudita abierta a ser demandada en virtud de la legislación antimonopolio vigente en los Estados Unidos, poniendo en peligro el US$ 1 billón que tienen invertido en los EE. UU.
Este, y todos los otros eventos mencionados más arriba, resultaron en que MbS no pudiese encontrar ningún destino internacional para listar la OPI de Aramco. Tal y como se predijo antes de la salida a bolsa, las acciones de Aramco ahora están teniendo un valor negativo por la razón clave citada en su día: que la compañía sería utilizada como un instrumento de política gubernamental, a pesar de lo mal diseñada que esta pueda ser, independientemente de las consideraciones de accionistas.
Nótese que, durante el fin de semana, Aramco publicó cifras que muestran una caída del 21 % de su valor en 2019 “debido a una caída en los precios del petróleo”, ¡y esto es antes de que MbS implementara la nueva estrategia de desplome de precios! Después del anuncio de la “estrategia”, las acciones se cotizaban a un 15% menos que el precio de oferta. Además, nuevamente convirtiendo en mentira sus declaraciones anteriores, quedó clara la imposibilidad —a pesar de las afirmaciones ridículas del Reino, de alcanzar niveles de producción nunca antes logrados. Aramco rechazó al menos tres solicitudes de refinadores asiáticos (una coreana, una taiwanesa y una china) de crudo adicional para abril, a añadir a sus acuerdos de suministro a largo plazo.
Así que, para Rusia, sea con Arabia Saudita inmersa en una guerra de precios o mejor aún en bancarrota, la situación es beneficiosa de cualquier manera. El objetivo a largo plazo de Rusia es controlar directa o indirectamente a todos los jugadores clave dentro del creciente poder chiita en el Medio Oriente, incluyendo la mayor parte del Líbano, Siria, Irak, Irán y Yemen (a través de Irán). Todos estos países tienen grandes reservas de petróleo y gas y/o costas útiles para las necesidades militares y comerciales de Rusia (acceso al Mediterráneo o al mar de Arabia). Para lograr esto, la estrategia central de la política exterior de Rusia es crear caos y luego proyectar soluciones rusas y, por lo tanto, dominar en ese caos. A este respecto, una vez más, MbS está siendo muy “útil” para los rusos.
.
Un idiota útil – Dugutigui (Basado en un artículo de Simon Watkins)
Posted in Economy, Education, Español, Politics, Writing | Tagged , , , , , , , , , , , , , , , , | Leave a comment

covid-19 – una ficción, ¿o no? — (es)

Lo que sigue es una ficción. Creo que estas son las cosas para las que puede servir la ficción: Si los “hechos” ficticios te asustan, investiga más. Si descubres que los “hechos” son falsos, habrás adquirido conocimiento. Si descubres que son reales, habrás ganado perspectiva. Si sólo la ficción va a condicionar tus hechos, eres como un pollo sin cabeza.
O CÓMO EL CORONAVIRUS PODRÍA APODERARSE DE TU CUERPO (ANTES DE QUE TE DES CUENTA)
Llamas a un amigo y organizas una reunión para almorzar. Es un día inusualmente primaveral, así que eliges sentarte al aire libre, lo que parece más seguro. Como de costumbre, tomas todas las precauciones razonables: usas desinfectante para manos, te sientas a una buena distancia de otros clientes y tratas de evitar tocarte la cara, aunque esa última parte es difícil. Una parte de ti sospecha que todo esto podría ser un poco exagerado.
Lo que no sabes es que hace diez días, el padre de tu amigo fue invitado por su socio comercial al Club Universitario, lugar donde contrajo el nuevo Coronavirus de la esposa de un especulador de criptomonedas. Tres días después de eso, tosió en su mano antes de abrir la puerta de su apartamento para dar la bienvenida a su hijo. La saliva de los pacientes con COVID-19 puede albergar medio billón de partículas de virus por cucharadita, y cada vez que toses se pulverizan en una niebla difusa. Cuando tu amigo entró por la puerta, respiró hondo y 32.456 partículas del virus se asentaron en las paredes de su boca y garganta.
Los virus se han multiplicado dentro de su cuerpo desde entonces. Y mientras habláis, el paso de su aliento sobre el revestimiento húmedo de la parte superior de su garganta crea diminutas gotas de moco cargado de virus que flotan invisiblemente en el aire sobre vuestra mesa. Algunas se decantan por los alimentos aún no consumidos en tu plato, otras se desplazan hacia tus dedos, otras se introducen en tu seno nasal o se depositan en tu garganta. Cuando extiendes tu mano para despedirte, tu cuerpo transporta 43.654 partículas del virus. Para cuando hayas terminado de estrechar la mano, ese número es de 312.405.
Una de las gotas se ha introducido en los conductos ramificados de tus pulmones y se deposita sobre su superficie cálida y húmeda, liberando las partículas de virus contenidas en el moco sobre la capa que recubre el tejido.
El virus está dentro.
No sientes absolutamente nada. De hecho, todavía te sientes perfectamente bien. Si tienes alguna queja, es el aburrimiento. Has sido un ciudadano obediente, te quedaste en casa para practicar el distanciamiento social, y después de dos días de la comida con tu amigo, decides que tu salud mental corre riesgo si no das una vuelta.
Llamas a una ex, y ella acepta que os veáis para dar un paseo por el Retiro. Esperas que el sentimiento de que el mundo se acaba pueda generar algo de imprudencia esa tarde, pero la máscara que lleva puesta mata el ambiente. También te dice que decidió mudarse con un chico que conoció en Barcelona. Ni siquiera sabías que ella había estado en Barcelona. Te da un cálido abrazo mientras os despedís y le dices que fue genial verla, pero te vas sintiéndote desanimado. Lo que ella no sabe es que una hora antes, fuiste al váter y después descuidaste lavarte las manos. La muestra fecal invisible que dejas en el brazo de su chaqueta contiene 893.405 partículas de virus. Cuarenta y siete segundos después de que llegue a casa, colgará su abrigo y luego se rascará una picazón en la base de la nariz justo antes de lavarse las manos. En ese momento, 9.404 partículas virales se transferirán a su cara. En cinco días, una ambulancia la llevará a la La Paz.
Dos días después, sentado para almorzar, la idea de comer te produce náuseas. Te acuestas y duermes unas horas. Cuando te despiertas, te das cuenta de que solo has empeorado. Tu pecho se siente apretado, y tienes una tos seca que simplemente no se detiene. Te preguntas: ¿es así como se siente? Hurgas en tu botiquín en vano y finalmente encuentras un termómetro en la parte posterior del cajón de ropa blanca. Lo mantienes debajo de tu lengua por un minuto y luego lees el resultado: 39. Joder, piensas, y gateas de vuelta a la cama. Te dices a ti mismo que podría tratarse de la gripe normal, e incluso si lo peor llega a ser lo peor, aún eres joven y por lo demás saludable. No estás en el grupo de alto riesgo.
Tienes razón, por supuesto, en cierto sentido. Para la mayoría de las personas infectadas con el Coronavirus, eso es todo. Con reposo en cama, mejoran. Pero por razones que los científicos no entienden, alrededor del 20 por ciento de las personas enferman gravemente. A pesar de tu relativa juventud, eres uno de ellos.
Después de cuatro días de fiebre y sensación de dolor, te das cuenta de que estás más enfermo de lo que has estado en tu vida. Tienes tos seca que te sacude de tal forma que te duele la espalda. Luchando por respirar, pides un Uber y te diriges a la sala de emergencias más cercana. Dejas 376.345.090 partículas de virus esparcidas por varias superficies del automóvil y otras 323.443.865 flotando pulverizadas en el aire.
En la sala de emergencias, te examinan y te envían a una sala de aislamiento. Mientras los médicos esperan los resultados de la prueba para el Coronavirus, te hacen una tomografía computarizada de los pulmones, que revela “opacidades como vidrio esmerilado”, manchas borrosas causadas por la acumulación de líquido donde la batalla del sistema inmunológico es más intensa. No solo tienes COVID-19, sino que este ha provocado una especie de neumonía intensa y peligrosa llamada síndrome de dificultad respiratoria aguda o SDRA.
Con todas las camas regulares ya ocupadas por los muchos enfermos de COVID-19, te dan un catre en una habitación junto a otros cinco pacientes. Los médicos te ponen un goteo intravenoso para suministrarle a tu cuerpo nutrientes y líquidos, así como medicamentos antivirales. Al siguiente día de tu llegada, tu condición se deteriora. Vomitas durante varios días y comienzas a alucinar. Tu frecuencia cardíaca se reduce a 50 latidos por minuto. Cuando un paciente en la habitación de al lado muere, los médicos toman el ventilador que estaba usando y te lo ponen. Para el momento en que la enfermera introduce el tubo endotraqueal por tu garganta, ya solo eres medio consciente de la sensación de cómo se arrastra más y más en dirección a tus pulmones. Simplemente permaneces allí acostado mientras ella coloca cinta adhesiva sobre tu boca para mantener el tubo en su lugar.
Te estás descomponiendo. Tu sistema inmunitario se ha convertido en una “tormenta de citoquinas”, una sobrecarga de tal intensidad que ya no está luchando sólo contra la infección viral sino también contra las propias células del cuerpo. Los glóbulos blancos asaltan los pulmones y destruyen el tejido. El líquido llena los pequeños sacos alveolares que normalmente permiten que la sangre absorba oxígeno. Efectivamente, te estás ahogando, incluso con el ventilador bombeando aire enriquecido con oxígeno a tus pulmones.
Eso no es lo peor. La intensidad de la respuesta inmune es tal que, bajo su ataque, los órganos de todo el cuerpo se están colapsando, un proceso conocido como síndrome de disfunción multiorgánica o SDMO. Cuando tu hígado falla, no puede procesar las toxinas de tu sangre, por lo que los médicos se apresuran a conectarte a una máquina de diálisis las 24 horas. Sin oxígeno, tus células cerebrales comienzan a expirar.
Estás revoloteando entre la vida y la muerte. Ahora que has entrado en SDMO, tus probabilidades son 50/50 o peor. Debido al hecho de que la pandemia ha agotado los recursos del hospital más allá del punto de ruptura, tus perspectivas son aún más sombrías.
Acostado en tu catre, casi escuchas cuando los médicos te conectan a una máquina de oxigenación por membrana extracorpórea (ECMO). Esta se hará cargo del trabajo de tu corazón y tus pulmones y, con suerte, te mantendrá vivo hasta que tu cuerpo pueda encontrar el camino de regreso al equilibrio.
Finalmente, te inunda una sensación abrumadora de calma. Sientes que has llegado al punto más bajo de tu lucha. Lo peor del peligro ya pasó. Con el ataque viral derrotado, el sistema inmunológico de tu cuerpo se retirará y comenzará el lento y laborioso viaje hacia la recuperación total. Algunas semanas a partir de ahora, los médicos extraerán el tubo de tu garganta y quitarán el ventilador. Tu apetito volverá, así como el color a tus mejillas, y en una mañana de verano saldrás al aire fresco y tomarás un taxi para ir a casa. Más tarde, conocerás a la chica que se convertirá en tu esposa, y tendrás tres hijos, dos de los cuales tendrán hijos propios, que te visitarán en un hogar de ancianos a las afueras de Madrid.
Eso es lo que tu mente se dice a sí misma, de todos modos, cuando las últimas células de tu corteza cerebral estallan como polvo de infinitas estrellas, como brillantes algas de una laguna a medianoche. En la sala de aislamiento, tu electrocardiograma emite un tono constante. Los médicos te quitan el ventilador y se lo colocan a un paciente que llegó esta mañana. En los registros oficiales de la pandemia de COVID-19, serás registrado como la víctima No. 592.

.

Cómo el coronavirus podría apoderarse de tu cuerpo (antes de que te des cuenta) – Dugutigui (Traducción libre de un artículo de Jeff Wise)
Posted in COVID-19, Education, Español, Writing | Tagged , , , , , , , , , , , , , , | Leave a comment

covid-19 – una nueva realidad — (es)

Con la edad, mi etiqueta en la vida ha sido algo como esto: fingir no poseer un cuerpo, y ayudar a otros a sentir lo mismo. Intento no tocar; intento no oler. Solo tengo ojos y oídos, compactos y silenciosos, que enfocan lo mejor que puedo hacia algún punto vacío en medio de la gente.
Es una pretensión necesaria para disfrutar de la manera que me gusta disfrutar de la vida: experimentar simultáneamente proximidad y privacidad: con ojos perdidos observar ávidamente y ser conscientemente inconsciente de ser observado; distraído, mas concentrado en las conversaciones que me rodean; transparente, aun netamente fundido con el decorado.
Esta capacidad de disfrutar de la soledad sin el aislamiento es un pretexto que, de repente, se ha vuelto insostenible. La realidad, ahora insoportable, es que todos éramos cuerpos todo el tiempo, sin importar que nunca nos hurgáramos la nariz en frente de otros. Las barreras delgadas e invisibles que me gustaba imaginar no eran del tipo que pueda frustrar a un virus.
Navegar por la ciudad en marzo del 2020 significa estar cada vez más alerta a los gestos y sensaciones que una vez pasaron desapercibidos. Al principio, todo esto parecía teatral, artificioso. Me pica el ojo: voy a frotarlo, pero retiro la mano. El móvil se mueve en el bolsillo: en el coche, ¿debo sacarlo? Alguien tose: miras hacia allá, preguntándote si lo habrá hecho sobre su codo. Reorganizas rápidamente tu rostro en una expresión sin prejuicios hacia una persona que definitivamente no es un pánico-vigilante de la higiene. En el supermercado a la hora punta —todas lo son ahora, su bolsa, demasiado cerca, roza mi pierna, detenidos en la interminable cola de la caja, imaginando una fantasmal y fina película de grasa que la barra del carro transmite a mis palmas hasta poder llegar a un lavabo. Lo que comenzó como teatral, de pronto se convierte en rutina.
¿Cúan preocupado he de estar, y sobre qué posibilidades, exactamente? Al igual que alguna enfermedad terminal, esta es una catástrofe que un observador casual podría decir se movía lentamente hasta que ha llegado. El efecto es como estar preocupado y no preocupado al mismo tiempo, como una conciencia superpuesta a los peligros del exceso de conciencia: por un lado, bromeas sobre almacenar caballa. Por otro lado, en realidad, compras caballa.
El Coronavirus no ha tardado en saturar la vida diaria. Comenzó para mí el jueves 12 de marzo, después de empezar a lavarme las manos, dos veces, pero antes de escuchar por primera vez la frase: “aplanar la curva”.  También fue ese el día en que se cerró la Universidad de mi hija, cuando los casos de COVID-19 alcanzaban sólo un dígito en nuestra provincia y cuando algún periódico sintió la necesidad de asegurar a los lectores que era poco probable que los perros contraigan el Coronavirus, noticia ilustrada con una foto de un caniche con una máscara.
Fue entonces cuando compré caballa.
Comenzó con un café, como muchas buenas historias. Salí a la calle a tomar un cortado cuando se me ocurrió: no puede hacer daño comprar unas latas de caballa extra, tirarlas en la despensa, olvidarse de ellas. Por si acaso.
En el café, en deferencia a nuestra nueva realidad, por ahora solo usarían vasos desechables. ¿Menos superficies compartidas que arriesgarse a tocar? Tal vez. La razón no estaba clara para mí, pero acaté su autoridad.
Con el café en la mano, caballa de sobra en la bolsa, otro pensamiento pronto surgió: no podía hacer daño caminar un par de manzanas más allá, a Mercadona, y obtener algunas cosas más. ¿Por qué no? También podría comprar algo de pasta, algunas cebollas, algunos tomates enlatados. Un par de latas de espárragos, o… cuatro. ¿Por qué no? Me sentí ingenioso mientras reunía estos artículos, narrando mentalmente su practicidad irrefutable, sin estar seguro si mi comportamiento estaba siendo pesimista. Recogí un poco de papel higiénico aún no estrictamente necesario. En todas partes había botellitas Deliplus. Cogí botellitas Deliplus.
Llevé mis compras a casa. En la cocina, solo, no estaba seguro de si me estaba comportando adecuadamente. ¿Quizás fui alarmista?
El viernes por la tarde, salí a pasear y recibí la respuesta: al cruzarme con mi vecino, fui a darle un apretón de manos y me rechazó al instante, con una sonrisa. Una realidad nueva y ligeramente alterada había llegado. De vuelta, me lavé las manos, dos veces. Por si acaso.
Lo que se esperaba ocurría: el Gobierno declaraba el estado de alarma. “Distanciamiento social”: otro término que recientemente había entrado en el vocabulario colectivo. Todo lo que podía hacer por ahora era quedarme en casa, con algunas excepciones.
Una botellita Deliplus se sentó junto a mí en el sofá. Vimos juntos Contagio, como muchos otros.
.
Covid-19 — Una nueva realidad – Dugutigui 
Posted in COVID-19, Education, Español, Writing | Tagged , , , , , , | Leave a comment

covid-19 y la fachada de la ue — (es)

COVID-19 Y LA FACHADA DE LA EU 1.0
El nuevo Coronavirus y la enfermedad que lo acompaña, Covid-19, han detenido en seco al mundo. Gobiernos, mercados y ciclos de noticias han sido dominados por la pandemia. Europa es ahora el epicentro de la enfermedad, con más casos fatales de infección que China, donde el virus entró en erupción por primera vez en diciembre.
En varios países de la Unión Europea se ha declarado el estado de emergencia, incluyendo Bélgica, Francia, Portugal, España e Italia. El bloque de 27 miembros ha sellado las fronteras externas. Algunos estados, como Polonia, han comenzado a cerrar fronteras con otros miembros de la UE. Bruselas, el centro administrativo de la UE, está alarmada porque el tan preciado mercado único y sus principios básicos de libre circulación de mercancías y personas corren el riesgo de colapsarse.
La entidad europea que proclama la solidaridad y el estado supranacional está volviendo a ser una colección de estados nacionales, cada uno luchando desesperadamente por su propia supervivencia en medio de la pandemia de Covid-19. Los líderes de la UE han sido criticados por mostrar falta de liderazgo centralizado y solidaridad. Cuando Italia notificó por primera vez un aumento de las infecciones hace unas semanas, el resto de Europa tardó en responder con la pronta asistencia necesaria. Ahora Italia está tan afectada por la enfermedad, con miles de muertos, que en algunas partes del país, según los informes, los servicios funerarios normales ni siquiera pueden dar abasto al número de fallecidos.
En candentes declaraciones esta semana, el presidente serbio Alexander Vucic lamentó que “no hay solidaridad europea”. Serbia es un posible miembro de la UE junto con varios otros estados balcánicos, pero Vucic dijo que su país ha recibido poca ayuda de la UE frente a la amenaza del Coronavirus. De hecho, por el contrario, el líder serbio ensalzó la generosidad de China, que ha enviado grandes cantidades de equipos para combatir la enfermedad. Beijing también ha enviado cargamentos de ayuda y equipos médicos a Italia y otros miembros de la UE para ayudarlos a hacer frente a sus brotes.
La Organización Mundial de la Salud ha elogiado la pronta y masiva intervención de las autoridades chinas para frenar la propagación de la enfermedad dentro de sus fronteras. Las últimas indicaciones parecen mostrar que China ha detenido la propagación de la infección.
La vacilante respuesta de la UE y las tardías reacciones individuales de los países que la conforman está resultando en una incompetencia política fatal con consecuencias de un gran número de muertos y un ruinoso impacto económico. Los ciudadanos de Europa no perdonarán tal imprudencia.
Risiblemente, un grupo de monitoreo de la UE afirmó esta semana que Rusia estaba interfiriendo al difundir desinformación sobre el impacto del nuevo Coronavirus de tal manera que socavaba a los gobiernos y “sembraba la división” entre los ciudadanos europeos. Este chivo expiatorio de la propia incompetencia resulta patético.
Hace semanas, cuando el mundo podía ver que el brote del virus en China era un acontecimiento grave, los administradores de la UE y los líderes nacionales permanecían sentados en sus poltronas. Ahora que la enfermedad se ha convertido en una pandemia en toda la UE, el Banco Central Europeo ha anunciado repentinamente el bombeo de 750 mil millones de Euros para apuntalar los mercados e instituciones financieras, mientras los países luchan por encontrar kits de prueba para detectar la enfermedad, ventiladores para tratar a las víctimas e incluso simples mascarillas. Los sistemas de salud han sido destruidos por años de austeridad económica bajo el capitalismo neoliberal mediante el cual los gobiernos de Bruselas y Europa se han postrado ante el dictado del capital financiero.
Lo que está bastante claro es que la UE se ha convertido en un cartel impulsado financieramente, no en una federación de naciones centrada en el ser humano. Una organización que no puede proteger adecuadamente la salud de su gente no es una organización que valga la pena defender. Las declaraciones de democracia y solidaridad de la UE se pueden ver como la fachada que son. Esa fachada, que siempre fue inestable, hasta un microbio es suficiente para derribarla.
.
El Covid-19 destruye la fachada de la Unión Europea – Dugutigui (Traducción de la Editorial de Strategic Culture)
Posted in COVID-19, Education, Español, Politically Incorrect Language, Politics, Writing | Tagged , , , , , , | Leave a comment

el año de la rata (y el coronavirus) — (es)

Pienso que “Un hombre de unos 80 años, con diferentes dolencias anteriores, muere de Coronavirus” no es ni debería ser un titular de noticias.
Aún en el caso de que el 100% de las personas de esa edad que contraigan COVID-19 vayan a morir, el 100% de los que no lo contraigan también morirá. La diferencia en la esperanza de vida promedio entre los dos grupos será muy marginal. Esto se debe a que la gran mayoría de las personas que mueren por COVID-19 ya están llegando al final de su vida o padecen múltiples problemas de salud.
Déjame hacer una aclaración. Escribo como alguien cuyo corazón y pulmones ya no son jóvenes. Si contraigo el COVID-19, espero irme lo bastante rápido a disfrutar de mis próximas aventuras. Ningún problema con eso. He vivido una vida increíblemente plena y satisfactoria, y aunque no tengo ningún deseo de morir —tengo una familia que amo profundamente e importantes batallas en las que deseo seguir luchando, no se supone que los seres humanos deban vivir para siempre y algún día ha de llegar mi hora.
Lo que me preocupa de la reacción actual al Coronavirus es que parece reflejar la creencia de que la muerte es una aberración, más que una parte del orden natural de las cosas.
A medida que la especie humana continúa expandiéndose masivamente en número —y mientras continúa casualmente extinguiendo otras formas de vida, es inevitable que este gentío excesivo y abarrotado se vuelva más susceptible a las enfermedades virales. A medida que vemos los efectos catastróficos de los seres humanos en el medio ambiente, incluso sobre otras especies, me siento realmente perplejo sobre cuáles son los supuestos y los objetivos subyacentes de la humanidad. ¿Realmente creemos que la ciencia médica podría y debería eliminar todas las enfermedades?
Existen numerosos científicos y médicos bien financiados que trabajan muy duro en investigar sobre la idea de que el envejecimiento es en sí mismo un proceso que se puede prevenir o incluso revertir. Debido a que es una noción muy atractiva para los ricos occidentales, se gasta más dinero para retrasar la senectud que para combatir la malaria u otras enfermedades tropicales. ¿Dónde terminará esto? ¿Realmente queremos vivir en un mundo, o al menos en un mundo rico, donde todos sean centenarios? ¿Cuáles serían los efectos de eso en la población en general, en la demografía, en la política, en la economía y en la asignación de recursos finitos, incluidos alimentos y vivienda? ¿Sería incluso un mundo estético?
La actual histeria masiva en torno al Coronavirus está siendo impulsada por el rechazo social a la noción de que nuestra especie es sólo parte de una ecología mucho más amplia, y que la muerte y la enfermedad son hechos inevitables que debemos aceptar como acompañantes indisolubles de la condición humana.
Permítanme ofrecer un pensamiento reconfortante a aquellos de ustedes que están comprando en la histeria. No tengo ninguna duda de que las tasas de mortalidad por el Coronavirus están siendo exageradas. Todas se basan en la extrapolación de los pacientes que han sido analizados, pero con seguridad existe una inmensa parte de la población, en todo el mundo, que tiene o ha tenido el Coronavirus, cuyos síntomas han sido los de un resfriado, una gripe o inexistentes, que lo pasarán o lo han pasado ya, y que no se han preocupado de hacer ningún test.
La gripe de Hong Kong (también conocida como H3N2 y que mató entre 1 y 4 millones de personas entre 1968/9) tuvo una tasa de mortalidad del 0,5% y creo que, en última instancia, el COVID-19 demostrará ser muy similar, no muy diferente incluso de la gripe común. La única diferencia es que parece ser más contagioso, por lo que más personas lo contraerán.
Según la Organización Mundial de la Salud, la gripe estacional ataca anualmente a nivel mundial entre el 5% y el 10% de los adultos y entre el 20% y el 30% de los niños.
Las hospitalizaciones y muertes en la temporada de gripe ocurren principalmente entre los grupos de alto riesgo, como los niños pequeños menores de 5 años, los ancianos mayores de 65 años y aquellos con enfermedades crónicas.
En todo el mundo, entre 3 y 5 millones de casos graves de la gripe y alrededor de 250.000 a 500.000 muertes se producen debido al virus de la gripe, cada año.
¿Quién hasta hoy se ha encerrado en su casa por miedo a coger la gripe?
Sin duda: lávate las manos, tira los pañuelos al cubo y mantén las cosas limpias. No quedes con alguien que tose constantemente. Aprovecha todo lo que la medicina moderna puede hacer para ayudarte. Pero no te sorprendas demasiado ante la idea de que algunas personas ya enfermas mueran, especialmente si son viejas. No somos dioses, somos mortales, y necesitamos reconectarnos con esa idea.
Todas las muertes humanas son tragedias individuales. Deseo todo consuelo y alivio al afligido y de ninguna manera deseo minimizar el dolor por la pérdida individual de alguien de cualquier edad, o incluso que un pequeño número de muertes infantiles en particular lo haga terriblemente doloroso. Pero la perspectiva de un lugar más perfecto en el cosmos debería ser de ayuda en el duelo.
El propósito de este blog sigue siendo no eludir lo que podría ser impopular. Espero que la gente empiece a considerar COVID-19 de una manera más mesurada.
P.D.:
2020 es el año de la Rata, el año de la Rata de Metal para ser más precisos o de la Rata Blanca. Así que, ¿qué significa?
En la cultura china, un año del zodiaco es tradicionalmente desafortunado, cargado de malos presagios y percances. No obstante, la parte audaz y astuta de la Rata debe ser aprovechada para que no se vuelva irresponsable…
.
El año de la rata (y el Coronavirus) – Dugutigui (Traducción libre de un artículo de Craig Murray)
Posted in COVID-19, Education, Español, Politics, Writing | Tagged , , , , , , | Leave a comment

pasado… y presente – (es)

Damantigui's Blog - PASADO… Y PRESENTE

Cada vez que presencio un accidente automovilístico contemporáneo, me sorprende la trágica desaparición de las aletas traseras como característica del automóvil estadounidense. Érase una vez, cuando un hombre salía del lote en un nuevo Cadillarium o Chevrodeuce, que se podría esperar ser arrastrado por una aleta del largo de un hierro del cinco. La gracia de esta aleta daba sentido al día del conductor y aplomo a su porte. “Realmente estoy bien equipado para cualquier emergencia que requiera el uso de una aleta caudal”, podría haber pensado para sí mismo. Por desgracia, tal ya no es parte del caso. Todo lo que se necesitó fue que un niño impertinente preguntara: “Señor, ¿pero no son las aletas de la cola un lujo innecesario?” Y el fenómeno más elegante en el automovilismo estadounidense fue dejado de lado como un hermano poco lúcido.
Damantigui's Blog - PASADO… Y PRESENTE 1
Y el virus de la eficiencia penetró más profundamente en la glándula pineal del ser humano. No es de extrañar que uno ya rara vez encuentre un vendedor de barquillos o una mercería en estos días. No es de extrañar que demolieran el velódromo y reemplazaran a nuestros padres con equívocos almacenes. No es de extrañar, si la aleta de cola se fue, que pronto también lo harán los parques nacionales. Si no podemos valorar la belleza por encima de la seguridad en el nivel micro, entonces, ¿cómo nos irá con sus promiscuos macro-primos?
Este es el punto en una consola de juegos. Son las micro bellezas las que hacen que la vida cotidiana sea un placer. Las aletas de los Cadillariums o Chevrodeuces que nos dejan maravillados, los letreros de neón que nos envuelven en un cálido estupor fetal. Lo pequeño no es necesariamente bello (considérese la hormiga), pero pequeñas cosas hermosas son lo que convierten la vida en un pasatiempo tolerable. Aquellos que se suscriben a elegantes estilos modernistas, a usar solo una camisa toda la vida, pierden todo el punto de la existencia. El minimalismo no tiene cabida en un universo tan exuberante. Conducir un automóvil no ornamentado es llegar a nuestro propio destino sin realmente haber conducido hasta allí, y no puedo pensar en nada más trágico que habitar en un estado de ánimo incorrectamente aumentado.
Sin embargo, resulta fácil caer en simples lamentos por ausencias pasadas de ciertos artilugios cuestionables. Pero no es el caso que, si tuviéramos que elaborar una lista de criaturas terrenales desfavorecidas, reunirlas de dos en dos, colocarlas en una gran arca y darle mecha, de ese modo obtendríamos una perfección trascendente. Uno no puede simplemente imponer su camino hacia el ideal; uno también debe corregir su punto de vista.
Una de las principales distinciones entre el pasado y el presente es la desaparición repentina del marco explicativo de consumo general en favor del aterrador conjunto de preguntas sin respuesta. La provisión de visiones del mundo era la función principal del estado religioso-monárquico. El objetivo de un rey no era ser útil, sino decirnos a cada uno de nosotros qué pensar sobre asuntos desde lo espiritual hasta lo geológico.
Hoy, con la auto soberanía puesta al cargo, cada uno de nosotros debe decidir por nosotros mismos de qué forma creemos que es la Tierra, pero en otro momento las élites gobernantes simplemente insistieron en que era redonda y eso fue todo.
Sí, es cierto que hay algo sospechoso en que se nos diga qué pensar, y liberarse de la obligación de admirar la obsesiva afinidad del monarca por aquellos pequeños bulldogs de porcelana es al menos algún tipo de alivio. Pero no podemos compartir completamente un taxi con aquellos que piensan que la desaparición de todos los valores en el vacío cósmico es una exhalación moral refrescante.
.
Pasado… y presente – Dugutigui
Posted in Español, Writing | Tagged , , , , | Leave a comment

locura – (es)

Para empezar, mi locura no actúa locamente. ¿Cómo lo diría?; no vino con estruendo ni fanfarria. En su día, llamó cortésmente a la puerta y cuando la dejé entrar simplemente se sentó en una esquina, sin problemas. Intercambiábamos opiniones, cuando aún tenía alguna. Creció (o maduró, no sé), y sus razonamientos prevalecieron. Nos aventuramos por paisajes que ya no eran míos, pero en los que reconocía al paisajista. Me acercaba al borde, aunque no había una forma honesta de saberlo, pues los que lo conocen son los que han saltado. Curiosamente nadie se percataba, suficientemente afortunado como para sobrevivir en este mundo tan insanamente cuerdo, manicomio del universo. Y estoy inmerso en ella, o ella descendió sobre mí, densa y a la vez ligera, como una gelatinosa medusa adherida a mi cerebro, con sencilla, y por sencilla, implacable lógica. Y al hacerlo, me he quedado sin voz, cadáver pospuesto que procrea, pues hablo conmigo mismo porque soy el único cuyas respuestas ella acepta. Soportando esta farsa que es la vida, en la que solo un psicópata puede permanecer cuerdo; donde lo normal es psicótico y llamarme lunático sólo hace que les sea más fácil explicar lo que no entienden. Y corriendo. Corriendo hasta caer muerto, asegurándome de que el corazón se detenga antes de que me alcancen, antes de que me toquen.
.
Locura – Dugutigui
Posted in Español, Writing | Tagged , , , | 1 Comment

fear – (en)

3 - fear - (en)
Someone left me with a question … and no answers.
Then, out of sadness and sordid anger, like whirling water running down the sewer, I felt dragged to dive into my inner self, in need of my own answers. An introspection (or hallucination) in which I realized I can’t see anybody truly because my own flaws. Add to this distortion the fears of the others, and the glass through which we look at each other becomes opaque, inscrutable.
May only love without fear burn through all these layers of opacity to see each other’s naked souls? Fears shouldn’t be there to scare you. They should be there to let you know that something is worth it. To tell your heart that the fear of pain is worse than the pain itself. To confirm you that nobody has ever suffered when they go in search of their dreams, because the search, not the dream, is your encounter with eternity.
But people, most people, do not really want freedom, because it involves responsibility, and most people are frightened of responsibility. They are cowards, and cowards make the best torturers, as they understand fear. Most adults have resigned themselves to failure.
3 - fear - (en) 2
Someone I love left me with a question without answers. I found some by myself:
I’ll hurt you. You’ll hurt me. Tomorrow I shall contradict myself. You shall contradict yourself. But this is the very condition of existence, and the one way we have of asserting our liberty, the real freedom one does not find as a member of society.
It’s the questions we can’t answer that teach us the most.
.
Fear – By Dugutigui
Posted in English, Writing | Tagged , , , , | 2 Comments

the bridge – (en)

2 - the bridge – (en)
We are all defined by something we can’t change. Even so, someone, sometimes, spells us enough to get our souls into a battle between wish and fear…
On the other side of the watercourse, a stone’s throw away, her sanity and madness were my fascination as a bright Polaris in a sinking sun. God, I could not stand staring at her from the pier. I want so desperately to reach the other side I dreamed myself across the scary one, the bridge of eternal reconciliation between what you want, what others expect of you and what others themselves want; the abysmal bridge, very often in need to be patched up.
To my surprise, she busily started to build the bridge from her side.
But because we never learned each other’s language, the two halves of the bridge we started never met.
Today, up on my end of our unfinished dichotomy, miles in the wrong direction from the meeting point, I’m standing in agony, waiting to jump again into the contradictions, impossible abysses that create forever separations.

2 - the bridge – (en) 2

…a battle between wish and fear , in which fear generally proves stronger, leaving a bitter taste of disappointment on the tongue.
.
The bridge – by Dugutigui
Posted in English, Writing | Tagged , , , , , , , | Leave a comment

mi poema favorito… eres tú – (es)

1 - mi poema favorito… eres tú – (es)
Ojos pintados de colores celestes, labios suaves que besan como el fuego lame a la inocencia; aún la belleza siendo la menor de tus cualidades, eres hembra hermosa, fascinante prototipo.
Y en perfecto equilibrio entre encanto y amenaza, tu ahíto talento y tu latente tristeza inducen a ansiar los anaqueles más velados de tu preciada amistad, vereda sin retorno y sin destino, mas no en vano, en la que solo el viaje cuenta, narcótico tentador y proscrito que a nadie deja desafecto.
El asalto al corazón de un cínico, dijiste que era un reto. Subyugada ya mí distante impecabilidad, cabría preguntarte si eso era todo, si el desenlace mereció la pena… quimera tan hermosa que solo pueda habitar en la imaginación, como duele pensar que nunca podré darte todo lo que tengo.

1 - mi poema favorito… eres tú – (es) 2

Para L.
.
Mi poema favorito… eres tú – Dugutigui
Posted in Español, Writing | Tagged , , , , | Leave a comment

what is politics? – (en)

WHAT_IS_POLITICS_Dugutigui_Blog_0
“Dad, what is politics?”
“Son, imagine our house: I represent capitalism because I’m the one who brings the money home. Your mother is the government that manages the money. The maid is the working class because she deals with the heavier tasks. You are the people as you enjoy the benefits of the system. And your little brother is the future of the country. Got it?”
“No dad, I do not understand.”
“Well, don’t worry; you’ll understand when you get older…”
WHAT_IS_POLITICS_Dugutigui_Blog_1
That night the child is awakened by the persistent crying of his little brother.
He goes to the crib and find he is completely full of shit, and someone should change the diapers.
He goes for help to his parents’ bedroom and sees that his father is not there, and his mother is sound asleep, snoring, belly up, and he fails to wake her.
Then decides to go to the maid and enters her room to find his father having anal sex with her.
.
What is politics? – Dugutigui (on a joke from the net)
Posted in Education, English, Humor, Politically Incorrect Language, Politics | Tagged , , , , , | 1 Comment

blues gone grey – (en)

BLUES_GONE_GREY_Dugutigui_Blog_0
Blogging has been a funny story, but the longer and more carefully we look at a funny story, the sadder it becomes. A life in between green and indigo gone gray.
As the dawn’s disappointment of sleeping with one’s fantasy, blogging is a dry act, alone in the magnitude of the grief, as a devil that grabs you and pretends to keep you in hell for eternity … so what’s the point of it all?
BLUES_GONE_GREY_Dugutigui_Blog_1
Millions of people in their lonely little shacks, viciously writing and posting to their lonely little blogs the sadness they carry around in public in order to drown it out with the noise, but after a short interval breaks out again all the more terribly; and gathers inside us and is life, life that we can die of. It kind of makes me fell the saddest sadness.
Wouldn’t you throw yourself down and gnash your teeth when you caught yourself pretending that everybody out there cared about what you thought, when really nobody gives a shit? There is enough loneliness in the world already. I don’t need to add to it.
As Billy Joel goes “I’d rather laugh with the sinners than cry with the saints.”
You bet your sweet ass I’m speaking of the days that are no more.
Blues gone grey – by Dugutigui
Posted in English, Uncategorized, Writing | Tagged , , , , , | 8 Comments

dreaming in 3d – (video) (en)

DREAMING IN 3D_Dugutigui_Blog_0
3D modeling is like “playing God” (in secular and vague terms) …
In the beginning God downloaded SketchUp. Now the earth was formless and empty, green was over the surface of the deep, and the Spirit of God was hovering over a blank canvas.
And God said —using the controls in the Shadows Settings dialog box at Window > Shadows, “Let there be light,” and He manipulated the shadows and there was light. God saw that the light was good, and He separated the light from the darkness. God called the light “UTC+01:00 13:30 11/8,” and the darkness He called “UTC+01:00 17:33 11/8.” And there was evening, and there was morning. God saved the settings —the first day.
And God said, “Let there be a vault between the waters to separate water from water.” So God created a new SketchUp material called “water” or something, and separated the water under the vault from the water above it. And it was so. God called the HDRi background image in the shape of a dome, providing a full 360 degree background, “sky.” And there was evening, and there was morning. He saved the work —the second day
The next day God considered it’s not always necessary to reinvent the wheel. While his creativity soared creating his own 3-dimensional worlds, He found most of the objects He was seeking at 3D Warehouse within Google SketchUp, some creations for general use and others for showcase purposes —as two 2D persons. He forgot to save the project, but the auto-save “saved” His day! And there was evening, and there was morning —the third day.
Then God said, “Let us make mankind from the 2D persons standing at the origin of the axes, so that they may rule over the fish in the sea and the birds in the sky, over the livestock and all the wild animals, and over all the creatures that move along the ground.” But the 2D persons were static as well as all the 3D Warehouse’s animals.
He downloaded and installed in His heaven’s desktop Lumion 4.5 Pro render, and God saw that it was good.
So God created mankind in His own image, in the image of God He created them; male and female He created them. He started rendering the scene. And there was evening, and there was morning, and there was evening —the fourth day.
Then God said, “This fucking Lumion rendering takkeees tooo looonnng,” and went back to bed. And there was morning —the fifth day.
God saw all that He had made, and it was not very good. So He downloaded and installed in His heaven’s desktop Adobe Premiere Pro CC. He imported His many video and audio files dragging them from his desk and edited His feature film, “Genesis”.  And there was evening, and there was morning —the sixth day.
(*) Disclaimer: Please, before you think about hurting someone over this trifle of a Genesis, remember: even God has a sense of humor. Just look at the platypus. Thank you and enjoy the show.
Enter full screen (and speakers up!)
.
Dreaming in 3D – by a fallen angel (Dugutigui) | 3d architecture – Glass Pavilion – by a fallen angel (Dugutigui again!)
Posted in English, Humor, Movies, Music, Photography, Writing | Tagged , , , , , , , , | 2 Comments

nature and civilization – (video) (en)

NATURE AND CIVILIZATION_Dugutigui_Blog_0
In the middle of Nature your dreams emerge, and then, with a dry mouth, you emerge from your dreams, and the battle is waged. The body, tired, and the mind, disgusted, thirsty enough to continue with the spectacle of the rapid. Ruthless enemies … But then, you listen silently to the water, it does not resist, but flows, you listen silently to it not just as water, but as the voice of life, like a river who loves water, and you go ahead.
Enter full screen
It is impossible to express the experiences you have below the surface with words, when water gently caresses your face and body, the pulse decreases and your brain relaxes. You are immediately cut off from the stress and hustle of everyday life when you are below the surface – there are no noisy telephones or SMS messages, no inboxes full of mail, no electrical bills, or other trivialities of everyday life taking up time and energy. There is nothing connecting you to the surface but the same withheld breath that connects you to life. There is only you and a growing pressure on your chest that feels like a loving hug and the vibrations from the deep quiet tone of the sea. It is quite possible that this deep quiet tone is none other than the mantra Om, the sound of the universe, trickling life into every cell of your body.
.
Nature and Civilization – Footage and first paragraph by Dugutigui. Second excerpt by Stig Åvall Severinsen
Posted in English, Movies, Music, Photography, Travel, Writing | Tagged , , , , , , | 1 Comment

mil – (en)

MOTHER_IN_LAW_Dugutigui_Blog_0
Since childhood I’ve always told the truth. I’ve been a sincere guy. But for some time I realize this is wrong. Since I got married to be precise. Like a cuttlefish spurting out black ink I’ve become socially insincere. And when you aren’t sincere you need to pretend, and by pretending you end up believing yourself; that’s the basic principle of every faith.
Let me elaborate it. If there was a nuclear war, it would still leave radioactive cockroaches and a meddling, snooping, complaining and controlling female entity called MIL.
Allow me introduce you to my mother-in-law: Mrs. Hope –suitably, the last thing you lose. Like a Canada goose she migrates every year between the north and the south. So here she’s for week-long visit… and I’d have to call an exorcist and bathe myself in holy water to get my home rid of the evil presence that she leaves behind (if I pour the holy water on her she may melt…) But … this day, unlike in the past, I won’t dare to verbalize it.
So…
MOTHER_IN_LAW_Dugutigui_Blog_1
I opened the door and there she was in full swing: sharp horns and a shiny halo. With my best grin –a combination of Brad Pitt’s and Prince William’s catch, I managed, “Glad to see you! You look great!” I’m not at all glad to see her and definitely she doesn’t look great. In India they’d consider her sacred, and in England a disease. But if you want to stay alive, you have to say that stuff, though. She fixed me with a hawk eye and I didn’t get clear her response, but I though I saw slime oozing from the festering pustules on her face … I have less chance than an ice cube in hell.
Nevertheless she brought a gift that she handed to me abruptly, as with little conviction that I was worthy of it. Some sneakers! Not an Air Jordan. No. These shoes were the ones you find in a big box in the store that is like the mass grave of sneakers, and it’s like nightclubs at eight in the morning, all loose pairs. They were size 45 … I use the 41 … She said it will be okay with some cotton … I profusely thanked her.
After Patton finished supervising everything –clarifying, “I do not want to criticize,” and, “I have nothing against your husband,” she decided she wants to prepare us a nice dinner. Let me tell ya, I would rather have a chainsaw enema, than have dinner with her, but you gotta pay attention to signs –how often has the direction of your life been shaped by such misunderstandings? “That’s a wonderful idea,” I grinned.
“Darling will you take my mother out to the grocery?” asked my already anxious significant other. “Yes, sure!” I was going to take the dog for a walk anyway…
Driving her to the store was the gross five minutes of my life. I haven’t spoken to her. We haven’t quarreled. I just don’t want to interrupt her monologue -it was as clever as a stick in a bucket of pig swill. Like a shadow I ingratiatingly nodded when she nodded … almost nodding off. I was thinking that English Law prohibits a man from marrying his mother-in-law. This is their idea of useless legislation!
Back at home, the opulent dinner consisted of pea soup and a steak. I tried the soup and wondered how a simple food like a pea could be manipulated to taste so bad. I mean, I thought it, but didn’t say. Instead, with a wax museum smile, I pointed, “Mom, you’ve outdone yourself! Yummy! … I don’t take more because it got cold. No! No! Don’t heat it. Thank you! The steak on other hand… At first bite I got paler than a vampire’s armpit. It was … a brown brick. Even the smoke alarm seemed to be cheering her on! In brief, an endless hour on the table and I was still hungry.
Well … I wasn’t going to socially kill myself that night. You can’t say today that you prefer three thousand people die in a tsunami in another hemisphere to have flu. You can’t tell that. What a wretch, what a human waste! But then … you don’t know them! Who’re that people? … And flu is seven days in bed, fucked, with boogers. It can even turn into bronchitis! Better another three thousand buy the farm!
Well, what I mean is that sincerity does not go anywhere. You must know that.
Course. Before I go I want to tell you I’ve never had more friendly, loving, cordial, and endearing followers than you!

.

MIL – By Dugutigui
Posted in English, Humor, Politically Incorrect Language, Writing | Tagged , , , , , , , | 2 Comments

around from above – (video) (en)

AROUND FROM ABOVE_Dugutigui_Blog_0
To live for the hope of something isn’t really living at all, and so, while Chinese checkers is indeed a fine pastime, a person may also play dominoes, chess, strip poker, tiddlywinks, drop-the-soap or Russian roulette with his brain, and so, I marched to my imaginary bathroom, to shower off the stench of failure, soap up the death of hope, then wash away the ashes of my love for writing, and so, I abandoned my blog, and took my drone to film streets that are a poor kid’s PlayStation, from above.
Enter full screen
If the real world were a book, it would never find a publisher. Overlong, detailed to the point of distraction, and ultimately, without a major resolution.
.
Around from above – Aerial footage by Dugutigui
Posted in English, Movies, Photography, Travel | Tagged , , , , , , | 2 Comments