volviendo la esquina – (es)

VOLVIENDO LA ESQUINA
A pesar de las afirmaciones en contra, la fabricación molecular estará aquí pronto. Al ser algo tan útil, habrá una fuerte presión para desarrollarla lo antes posible, y más allá de un cierto punto, esto podría moverse muy rápidamente. Los sistemas de fabricación de nanotecnología integrada en macro-escala mejorarán las funcionalidades de los productos, el tiempo de diseño, la velocidad de fabricación y el coste en órdenes de magnitud, aunque este avance puede afectar profundamente a la economía y la geopolítica, creando enormes beneficios y riesgos. Será difícil prepararse adecuadamente para una tecnología tan poderosa. Por todas estas razones, las tecnologías de fabricación molecular deben ser un tema de actualidad en la política y la planificación de alto nivel.
La palabra “nanotecnología” significa varias cosas diferentes. La investigación hoy día en tecnología a nanoescala se centra principalmente en la construcción de pequeñas estructuras que tienen nuevas propiedades. Esta investigación se suma de manera constante a la caja de herramientas tecnológicas, dando lugar a productos mejores y, de vez en cuando, a nuevas industrias. En términos generales, este tipo de tecnologías a nanoescala crean riesgos comparables a otros trabajos en la ciencia de los materiales. La segunda clase de nanotecnología es la del tipo ciencia-ficción, en el que nanobots pueden ir a cualquier parte y hacer cualquier cosa, pero que en general no se ajusta a la realidad. La tercera clase de la nanotecnología, que conducirá a la fabricación molecular, es el foco de este artículo. La fabricación molecular, a veces denominada nanotecnología molecular (MNT), combinará la química y la fabricación para producir máquinas precisas y sistemas de fabricación a escala nanométrica. Gran parte del trabajo de ciencia básica ya se ha hecho. Lo que queda es la ingeniería que permita crear dispositivos de trabajo y luego integrar varios de estos dispositivos en una “nanofábrica” a escala humana. Aunque la mayoría de los proyectos de nanotecnología hoy en día se centran en la tecnología a nanoescala, el desarrollo de la fabricación molecular seguramente se convertirá en una prioridad dentro de pocos años. La capacidad completa para estos sistemas puede ser alcanzada en menos de una década, pero la preparación para los problemas que probablemente acarreará debería empezar ahora.
Just around the corner Nanotechnology Risks 2
El valor económico —y la importancia militar— de las nanofábricas será inmenso. Incluso un modelo primitivo será capaz de convertir archivos CAD a productos terminados en unas pocas horas. Duplicar nanofábricas costará lo mismo que cualquier otro producto nano-construido. El costo de capital de la fabricación será insignificante para los estándares de hoy en día, y la capacidad de producción puede ser duplicada en cuestión de horas. Las nanocomputadoras reemplazan rápidamente las tecnologías de semiconductores, y el que controle esta tecnología será capaz de producir más computadoras que el resto del mundo combinado. La capacidad de incluir una supercomputadora (o robótica sofisticada) en cualquier equipo, sin costo de producción adicional, permitirá tipos de productos y armas desconocidos. Un robot quirúrgico nanotecnológico, construido con un conjunto completo de sensores, podra ser más pequeño que una aguja hipodérmica. El desarrollo e implantación de nuevos sistemas de armamento podrá ser mucho más rápido y más barato. Incluso los productos incipientes de una nanofábrica tendrán un valor de cientos de miles de millones de dólares, y el potencial de un extremadamente rápido avance de la capacidad de fabricación nanotecnológica significa que no habrá una unidad económica o política que pueda permitirse el lujo de arriesgarse a que un competidor controle esta la tecnología.
Mucha evidencia que indica que la fabricación molecular es posible ya se ha acumulado. Hace una década, en Nanosystems estudiaron la química y la ingeniería requerida en detalle, y ni un solo error significativo se ha encontrado a fecha de hoy. Las células, máquinas autorreplicantes naturales, producen una variedad de minerales como la magnetita y sílice —y lo hacen bajo el agua, utilizando técnicas químicas con cuatro mil millones de años de antigüedad. La química covalente mecánicamente guiada ya ha logrado con éxito un microscopio de sonda de barrido. Los mejores argumentos de los críticos más inteligentes en contra de la viabilidad de la fabricación molecular han sido refutados en detalle. No hay duda de que un pequeño sistema de auto-duplicación se puede construir. Hay un fuerte apoyo teórico para fundamentar tal sistema en la mecano-química. Y teniendo en cuenta la variedad de buckytubes, buckyballs, buckyhorns y otras formas de grafito y diamantina que han sido fabricados o que se encuentran en la naturaleza, lo más probable es que una máquina nanométrica de auto-duplicación basada en la mecano-química del carbono 3D covalente será relativamente fácil de diseñar.
El objetivo o hito de la fabricación molecular es el “fabricante“: un sistema mecánico autónomo capaz de fabricar copias de sí mismo a partir de productos químicos simples. Varios investigadores han estudiado las necesidades de un fabricante (a veces conocido como un ensamblador) y Robert Freitas y Ralph Merkle han publicado dos libros sobre el tema en 2003 y 2004. Un solo fabricante no es muy útil, ya que sólo puede hacer productos muy pequeños. Sin embargo, si una nanofábrica contiene muchos fabricantes, puede combinar los pequeños productos (nanobloques) en un solo producto grande, y el resultado sería de gran utilidad. Se ha dicho que lograr esto va a llevar años, tratando de mellar la utilidad de la fabricación molecular. Sin embargo, los trabajos de estos autores demuestran que un nanofábrica útil puede ser pre-diseñada, por lo que la construcción y depuración del diseño puede tomar sólo algunos meses. Una vez que el primer fabricante haya sido construido, una completa y funcional nanofábrica —y sus productos nanofábricados— puede estar lista en menos de un año.
Aunque el diseño a nivel atómico no será fácil, un diseñador de productos de nanotecnología no tendrá que preocuparse de ello —al igual que un ingeniero de software no piensa en los transistores del ordenador. Un conjunto pequeño y pre-probado de nanomáquinas, construido en nanobloques, se pueden combinar de muchas maneras para hacer una amplia gama de productos. Diseñando con nanobloques en lugar de átomos, un diseñador de producto pierde poca flexibilidad, y gana en simplicidad y fiabilidad. Los nanobloques se pueden fijar mediante un proceso llamado “montaje convergente”. El proceso de unión utiliza un solo movimiento, lo que solo requiere simple robótica, y las juntas retienen la mayor parte de la resistencia del material de base. Un solo nanobloque es lo suficientemente grande como para contener un fabricante, equipo o motor, y lo suficientemente pequeño para ser construido por un solo fabricante en unas pocas horas. Una nanofábrica construida de nanobloques puede construir y ensamblar nanobloques de una amplia gama de productos, incluidos los duplicados de sí mismos.
Esta poderosa tecnología presenta muchos riesgos. Un riesgo obvio es una inestable carrera de armamento. El rápido desarrollo de nuevas tecnologías de armas significa menos oportunidades de vigilancia y mayor incertidumbre sobre las futuras capacidades del enemigo. Las armas pueden ser más poderosas y mucho más “inteligentes” —imaginemos la capacidad combinada de un millón de vehículos aéreos no tripulados con capacidad a bordo de coincidencia de patrones y de navegación. Hay muchos factores que tentarían a un ataque preventivo si una ventaja temporal es ganada en la carrera de armamento de fabricación molecular. El resultado probable de esta política preventiva sería, o bien la dominación mundial que requiera medidas draconianas como la negación de la tecnología, o una serie de conflictos de alta tecnología cada vez más destructivos. Una vez que las armas, o los sistemas que las producen, se dispersen, para prevenir su uso por guerrillas, se requerirían inspecciones de literalmente cada milímetro cúbico, o la continua vigilancia de poblaciones enteras.
La disponibilidad de la fabricación molecular no regulada podría crear algunos problemas serios. Las actividades criminales y terroristas se beneficiarían de productos más pequeños y más capaces. Dispositivos de vigilancia diminutos, ampliamente disponibles y baratos, permitirían una invasión sin precedentes en la privacidad, por parte de gobiernos, criminales o vecinos. Productos microscópicos baratos podrían conducir a la inmensa extensión de la basura microscópica, con posibles consecuencias ambientales o de salud. Pequeños sistemas autorreplicantes de alimentación independiente (“Peste Gris”) parecen ser teóricamente posibles, y podrían ser liberados por terroristas, saboteadores o aficionados, incluso irresponsables. Aunque probablemente menos peligrosos que una guerra total con armas construidas con nanotecnología, estos dispositivos podrían ser mucho más destructivos que las especies biológicas invasoras, porque no tendrían ningún enemigo natural. Muchos de estos problemas se podrían abordar mediante la monitorización medioambiental extensa, pero los sistemas requeridos no pueden ser desplegados rápida o universalmente.
La fabricación molecular también puede causar trastornos económicos sustanciales. Varios de los sectores actuales, incluyendo la fabricación, el transporte y las materias primas, sufrirían una ruptura o quedarían anticuados. Fábricas de auto-duplicación totalmente automatizadas reducirían el valor del capital y del trabajo, o lo que es, reducirían el costo de los bienes. Una gran disparidad entre el costo y el valor podría proporcionar un fuerte incentivo para el proteccionismo y las políticas contrarias a la competencia, lo que resultaría en un mercado negro generalizado. La industria del entretenimiento ya está experimentando problemas similares, la fabricación molecular puede extenderse a los productos más elaborados.
Intentos simplistas para regular la fabricación molecular podrían crear más problemas de los que resuelvan. Un deseo de restringir la proliferación puede generar una regulación opresiva o incluso abusiva. Hoy en día, miles de millones de personas viven en la enfermedad o la pobreza por falta de algunos productos básicos, como filtros de agua, mosquiteras y simples equipos. Todo esto sería fácil de producir con una fabricación basada en la nanotecnología, pero los intentos de Estados Unidos para bloquear un esfuerzo de la OMC para proporcionar medicamentos asequibles a los países pobres, indican que lo mismo podría ocurrir con la MNT. Una población a la que se negase el acceso a prestaciones de salvamento basadas en una barata fabricación molecular debido a políticas económicas proteccionistas, o por una política de seguridad paranoica (o incluso por un descarado sobreprecio) tendría un fuerte incentivo para robar, duplicar o “crackear” esta tecnología. Múltiples programas independientes para desarrollar la fabricación molecular multiplicarían mucho los riesgos, incluyendo el riesgo de que las regulaciones necesarias y las restricciones técnicas quedasen anuladas. Partiendo de que las nanofactorias serán autónomas, increíblemente valiosas y fáciles de ocultar, un mercado negro de nanofactorias sería difícil de prevenir. En última instancia, el control de la tecnología se puede perder y las regiones con exceso de regulación pueden ser dejadas de lado.
En el desarrollo de la fabricación molecular puede ser que lo más seguro sea un esfuerzo de desarrollo único e internacional, lo que llevaría a una tecnología que puede ser ampliamente distribuida y cuidadosamente administrada —con ajustados controles tecnológicos en lugar de limitar su uso. Esto proporcionaría una infraestructura de ayuda humanitaria rápida para los productos básicos, obteniendo beneficio con otros productos y, quizás, el control de armamento —si las naciones pudieran sujetarse en el desarrollo de la capacidad de fabricación molecular independiente. Si este es de hecho el mejor enfoque, la necesidad de actuar es aun más urgente. Una nación con un programa de desarrollo ya arraigado puede ser menos propensa a unirse o apoyar un esfuerzo internacional para este desarrollo. No será fácil convencer a los líderes políticos y militares, los capitanes de la industria, y los perros guardianes ambientales y sociales, que el mejor curso de acción implica renunciar a cierto control con el fin de mantener un cierto control.
Al abarcar todas las fases de producción, desde el procesamiento químico hasta el montaje final, la fabricación molecular puede ser mucho más flexible que cualquier otra tecnología, con la posible excepción de los ordenadores programables. Algunas otras tecnologías pueden ser igualmente peligrosas, pero son más fáciles de controlar. La tecnología nuclear sólo puede ser utilizada para un par de cosas —bombas, generación de energía, tratamiento del cáncer— por lo que ha sido posible un bastante pequeño esfuerzo internacional para mantener el control de los diversos aspectos de esta tecnología. La biotecnología es flexible en su dominio, pero los productos biotecnológicos han sido difíciles de diseñar. Sistemas convencionales de rápido prototipado mejorarán gradualmente, y queda un tiempo antes de que se puedan hacer productos completos, e incluso más tiempo antes de que puedan, económicamente, duplicarse a si mismos.
La única tecnología con la programación y la velocidad de las computadoras digitales, la flexibilidad química de la biotecnología, el potencial militar de la tecnología nuclear o de los aviones y la utilidad del muy avanzado prototipado, rápidamente traerá muchos cambios. La variedad de posibles problemas, en lo económico, militar, político, humanitario y medioambiental, indica que no hay una solución simple que pueda funcionar. Debe lograrse un equilibrio entre la defensa nacional y el control de armamento, entre la práctica capitalista y las necesidades sociales, y entre uso privado sin restricciones y las restricciones opresivas. Estos temas no serán fáciles de resolver.
Las etapas finales del desarrollo se producirán demasiado rápido para que las soluciones puedan evolucionar. Si un plan bien diseñado no esta en su sitio antes de que esto suceda, uno o varios riesgos graves muy probablemente conduzcan a la destrucción militar, perturbaciones sociales o económicas, o al innecesario sufrimiento humano a gran escala. Cada riesgo importante debe ser estudiado en detalle. La educación pública y la discusión deben tener lugar. Los responsables políticos tienen que estar informados. Hay muy pocas dudas de que la fabricación molecular se desarrollará en las próximas dos décadas, y puede ser dentro de diez años. Parece probable que será necesario algún tipo de administración internacional. Cualquier gran órgano de administración, especialmente uno que requiere una compleja cooperación internacional, necesitará tiempo para ser diseñado, financiado y creado. Todo esto puede requerir más de una década. También puede ser necesario un gran esfuerzo internacional de desarrollo, y este tendría que comenzar incluso antes. Estos factores indican que la preparación para la tecnología de la fabricación molecular debe convertirse en un tema de actualidad en la política y la planificación de alto nivel.
Identificación de varios riesgos distintos y graves.
La fabricación molecular pronto va a crear múltiples riesgos:
El trastorno de las bases de la economía es una fuerte posibilidad.
Las firmas de inversión más importantes son conscientes del potencial impacto económico.
Los productos nano-construidos pueden ser muy caros en relación con su costo, lo que perpetuará la pobreza innecesaria.
Delincuentes y terroristas podrían hacer un uso eficaz de la tecnología.
Soluciones extremas y regulaciones abusivas pueden intentarse.
La sociedad podría verse perturbada por la disponibilidad de nuevos productos “inmorales”.
Las armas nanotecnológicas serían extremadamente poderosas y podría conducir a una carrera peligrosamente inestable.
El daño ambiental colectivo es una consecuencia natural de la fabricación barata, como son los riesgos de salud.
La Peste Gris (Grey Goo) fue una de las primeras preocupaciones de la nanotecnología.
El Grey Goo no va a suceder por accidente, pero con el tiempo podría ser desarrollada a propósito.
Una regulación pobre o excesiva puede resultar en la disponibilidad sin restricciones.
La competencia en los programas de nanotecnología aumenta el peligro.
La renuncia es contraproducente.
La solución a estos problemas no será fácil.
.
Volviendo la esquina – Dugutigui, tradución del artículo “Fabricación Molecular: Comenzar con la Planificación” de Chris Phoenix ( Publicado agosto de 2003) http://crnano.org/planning.htm   /   Peligros de la Fabricación Molecular http://crnano.org/dangers.htm / No hay soluciones simples para los riesgos de la nanotecnología http://crnano.org/solutions.htm
 

About Dugutigui

In the “Diula” language in Mali, the term « dugutigui » (chief of the village), literally translated, means: «owner of the village»; «dugu» means village and «tigui», owner. Probably the term is the result of the contraction of «dugu kuntigui» (literally: chief of the village).
This entry was posted in Education, Español, Politics and tagged , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

4 Responses to volviendo la esquina – (es)

  1. Hola Dugutigui, buenos días.
    Agradecida por tu visita a mi blog.
    Te deseo una bonita jornada de domingo.

    • Dugutigui says:

      Gracias a ti.
      El domingo empieza como de costumbre… con ese amanecer que es un pervertido, mirando por las ventanas de mi dormitorio, pero entonces pienso que es un precioso privilegio el estar vivo… mientras el diablo dice: ¡Ahh mierda, ya se ha despertado! 🙂🙂 ¡Espero que el tuyo también sea fantástico!

  2. kaldina says:

    Hola, mira que me pasó por tu blog y vaya! Está fantástico. Me gustó mucho el blog, aunque yo creo que es una tecnología que ya está en uso. Me encantó el artículo.

    • Dugutigui says:

      Bueno, gracias. El tuyo no lo es menos.
      La nanotecnología si está en uso, pero solo un aspecto de ella que consiste en la construcción de pequeñas estructuras que tienen nuevas propiedades. En otra palabras, estamos en el momento de los nanomateriales, pero aun nos falta cierto tiempo para construir nanodispositivos, y en especial los fabricantes. El artículo se basaba en los riesgos de estos últimos.
      Muchas gracias por pasarte y por tu amable comentario.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s