el cura – (es)

el cura
El sacristán estaba concentrado:
— Un litro de agua. Un litro de alcohol etílico. Media vaina de vainilla. Cinco huevos. Un poco de pegamento. Un limón mediano cortado al medio, sin semillas. Una cucharadita de queroseno…
— ¿Dónde ha aprendido a hacer cosas tan buenas? —preguntó el cura.
— En Cuba, hace años —contestó el experto—. Me enseñó a hacerlo un gallego degenerado que decía que el grog tiene que ser fuerte para que si uno se cae al mar pueda atravesar a nado todo el canal de la Mancha. Con un grog flojo se ahoga uno como un perrito.
— Después de beber este grog dará gusto celebrar misa —observó el cura.
Y, en efecto, con el primer vaso se sintió tan bien que hasta podría cruzar el Atlántico en medio de una tempestad.
— Un grog condenadamente bueno, ¿no es verdad, querido amigo?
— Veo que blasfema —observó el sacristán.
— Una misa no es una broma. En un caso como éste uno tiene que proceder con tino y totalmente relajado.
Al segundo grog sintió los pies fríos y húmedos. El sacristán, no sin cierta mofa, le indico que pusiera la parte abierta del vaso hacia arriba. Al tercero sintió los pies calientes y mojados, y a continuación el suelo se estaba moviendo. El sacristán lo arrastraba al escusado para cambiarle la sotana, el calzón y los zapatos. Como pudo se dirigió al altar, el cual le pareció de miniatura y con la urna debajo del tabernáculo. Se había arrodillado delante del canapé y había rezado diez segundos, lo que le pareció mucho rato, con gran devoción y alabando a Dios y consideraba su estado como una señal para con él. El altar se componía de tres partes ricamente adornadas con falsos dorados, como toda la gloria de la Santa Iglesia. Él se concentró en el Hijo de Dios, y pensó, que parecía un joven alegre con una hermosa barriguita cubierta con algo que parecía un bañador. Daba la impresión de un deportista. En las manos sostenía una cruz con tanta elegancia como si fuera una raqueta de tenis. Con un titánico esfuerzo se levantó y comenzó a pasearse alrededor del púlpito como un gato alrededor de la leche. Para los fieles debió ser algo parecido a cuando los paganos alababan los sacrificios.
ooo000ooo
El cura todavía estaba durmiendo. El ruido lo despertó. Entonces empezó a renegar pues en su somnolencia creyó que tenía que sacramentar a alguien. Un enorme foco de luz le cegaba la vista.
— ¿Quién ha instalado semejante lámpara dentro de la sacristía? —gruñó malhumorado—. Necesito salir al aire libre; esta noche me duele la cabeza.
— Está en el huerto, tirado y ya es medio día —dijo el sacristán entre grandes carcajadas—. Solución: Café y una buena siesta.
Estaba sucio y sin lavar, como el mismo gato, pero enamorado y regresando de sus excursiones por los tejados.
ooo000ooo
DON CAMILLO
De vuelta en la sacristía el representante de Dios encontró una nota del Obispo que decía lo siguiente:
Apreciado Padre:
No hay necesidad de ponerle una rodaja de limón al borde del Cáliz.
Aquella caseta al lado del altar es el confesionario y no el baño.
Evite apoyarse en la imagen de la Virgen y mucho menos abrazarla y besarla.
Existen 10 mandamientos y no 12.
Los apóstoles eran 12, no 7 y ninguno era enanito.
David derrotó a Goliat con una honda y una piedra; nunca se lo folló.
No nos referimos a Judas como “puto cabrón de los cojones”.
No debe tratar al Papa como “El Padrino”.
Bin Laden no tuvo nada que ver con la muerte de Jesús.
El agua bendita es para bendecir y no para refrescarse la nuca.
Nunca rece la misa sentado en la escalera del altar y mucho menos con un pie sobre la Biblia.
Las hostias son para distribuirlas a los feligreses; no deben ser usadas como canapé para acompañar el vino.
Los pecadores se van al infierno y no “a tomar por el culo”.
El padre nuestro se puede rezar alzando las manos al cielo, pero no haciendo la ola.
IMPORTANTE: Aquél sentado en el rincón del altar, al cual Ud. se refirió como “maricón” y “travestí con faldita”, ¡¡¡era yo!!!
Espero que estos fallos sean corregidos en el futuro.
Atentamente,
El Obispo
.
El cura – Dugutigui, sobre varios chistes en la red.

About Dugutigui

In the “Diula” language in Mali, the term « dugutigui » (chief of the village), literally translated, means: «owner of the village»; «dugu» means village and «tigui», owner. Probably the term is the result of the contraction of «dugu kuntigui» (literally: chief of the village).
This entry was posted in Español, Humor, Politically Incorrect Language and tagged , , . Bookmark the permalink.

5 Responses to el cura – (es)

  1. Chojesús says:

    JAJAJAJAJA!!!!!
    Genial, simplemente genial!
    Hoy me has hecho reir, cosa que me hacía mucha falta.
    Un abrazo.
    Jesús (pero no el otro). jeje

  2. escarcega says:

    Excelente texto, pero aparte de lo humorístico me ha dejado una reflexión muy personal. Es sobre la reacción del Obispo, en apariencia surrealista pues no se ha inmutado ante las irreverencias del cura. Eso lo traslado a nuestra triste realidad. la sonrisa se me ha borrado, no creo en la religión. Saludos y felicitaciones por todos esos buenos textos.

    • Dugutigui says:

      Aunque no era mi intención, entiendo lo que quieres decir. Pocas cosas son tan inmutables como la adicción de los grupos a las ideas por las que una vez han ganado una oficina. Y nada más odioso que el tono de los que defienden lo indefendible, ninguna elegancia, ninguna preocupación por parecer dignos, su género … bilioso…
      Gracias por el comentario.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s