anarquía: un panfleto – (es)

Anarquia a pamphlet
La palabra “anarquía” proviene del griego y significa estrictamente “sin gobierno”: es decir la forma de vida de un pueblo que se rige sin autoridad constituida.
Antes que dicho tipo de organización hubiese comenzado a considerarse posible y deseable por toda una línea de pensadores, al punto de servir como objetivo de un movimiento (que se ha convertido hoy en uno de los factores más importantes en la lucha social moderna), la palabra “anarquía” se utilizaba universalmente como sinónimo de desorden y confusión, y todavía se adopta en ese sentido por ignorantes y adversarios interesados en distorsionar la verdad.
No vamos a entrar en discusiones filológicas, la cuestión no es filológica, sino histórica. La interpretación vulgar de la palabra no interpreta mal su verdadero significado etimológico, sino que se aparta de él, debido al perjuicio de que el gobierno es una necesidad para la organización de la vida social y que, en consecuencia, una sociedad sin gobierno se abandonaría al desorden y oscilaría entre el dominio desenfrenado de unos y la ciega venganza de otros.
La existencia de este perjuicio y su influencia en el sentido que el público le ha dado a la palabra se explican fácilmente.
Anarchy
El hombre, como todos los seres vivos, se adapta a sí mismo a las condiciones en que vive, y transmite por herencia sus hábitos adquiridos. Por lo tanto, habiendo nacido y vivido en cautiverio, siendo el descendiente de una larga línea de los esclavos, el hombre, cuando comienza a pensar, cree que la esclavitud es una condición esencial de la vida y la libertad le parece imposible. De la misma manera, el obrero, obligado por siglos a depender de la buena voluntad de su empleador para el trabajo, es decir, para el pan, y acostumbrado a ver su propia vida a disposición de los que poseen la tierra y el capital, ha terminado en la creencia que es su amo quien le da de comer, y se pregunta ingenuamente cómo sería posible vivir sin tener un amo sobre él.
Del mismo modo, un hombre cuyos miembros hubiesen permanecido atados desde el nacimiento, pero que sin embargo hubiese encontrado la manera de renguear alrededor, podría atribuir a las mismas cuerdas que lo atan su capacidad de moverse, cuando estas, por el contrario, disminuyen y paralizan la energía muscular de sus extremidades.
Si a esto le añadimos el efecto natural de la costumbre en la educación que recibirá del amo, el cura, el maestro, etc., todos interesados en el adoctrinamiento de que el empleador y el gobierno son necesarios; si añadimos el juez y el policía para obligar a los que piensan diferente – y que podrían tratar de propagar su opinión – a guardar silencio, comenzaremos a entender cómo se ha establecido el prejuicio en cuanto a la utilidad y la necesidad de los maestros y de los gobiernos. Supongamos un médico que adelanta una teoría completa, con mil ilustraciones hábilmente inventadas, para persuadir al hombre con las extremidades atadas que, si se liberan sus miembros, no podrá caminar, o incluso vivir. El hombre defendería sus ligas con furia y consideraría a cualquiera que intentase arrancárselas su enemigo.
Por lo tanto, si se considera que el gobierno es necesario y que sin gobierno solo puede existir desorden y confusión, es natural y lógico suponer que la anarquía, que significa ausencia de gobierno, también deba significar ausencia de orden.
Tampoco es este un hecho sin paralelo en la historia de las palabras. En aquellas épocas y países donde la gente consideraba que el gobierno de un solo hombre (monarquía) era necesario, la palabra “república” (es decir, el gobierno de muchos) se ha utilizado precisamente como “anarquía”, para implicar desorden y confusión. Trazas de este significado de la palabra todavía pueden encontrase en los idiomas populares de casi todos los países.
Por tanto, están equivocados quienes dicen que los anarquistas han elegido mal su nombre, al ser erróneamente entendido por las masas y conducir a una falsa interpretación. El error no viene de la palabra, sino de la situación. La dificultad que los anarquistas encuentran en la difusión de sus puntos de vista no depende del nombre que se han dado a sí mismos, sino del hecho de que sus concepciones golpean frontalmente todos los prejuicios inveterados que la gente tiene sobre la función del gobierno, o “el estado”, como también suele llamarse.
.
Anarquía: un panfleto – Por Errico Malatesta

About Dugutigui

In the “Diula” language in Mali, the term « dugutigui » (chief of the village), literally translated, means: «owner of the village»; «dugu» means village and «tigui», owner. Probably the term is the result of the contraction of «dugu kuntigui» (literally: chief of the village).
This entry was posted in Education, Español, Politics and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s