greenpi$ – (es)

Greepeace_Ship_of_Lies_2

Aunque está muy de moda entre los verdes el culpar al calentamiento global por las recientes sequías e incendios forestales, la realidad es más prosaica. Recientes climas cálidos son probablemente una consecuencia del aumento de la radiación solar en combinación con los grandes eventos de El Niño. Los incendios se pueden prevenir mediante la ordenación forestal y la educación. La radiación solar es algo que ni siquiera Greenpeace puede combatir. Es un grave error el sacrificar la ya de por sí maltrecha economía (y por lo tanto, los estándares de vida) en el altar del protocolo de Kyoto, que no tendrá ningún efecto sobre el clima de todos modos.
En cuanto a cambiar a la energía solar y eólica, sería de nuevo un gran error depender de estas fuentes de energía. El viento y el sol no funcionan con una manivela que los haga coincidir con la demanda del consumidor. La capacidad de generación convencional es tan esencial como una copia de seguridad para cuando el viento no sopla o el sol no brilla (es decir, si no quiere que sus luces se apaguen).
Greepeace_Ship_of_Lies
En Dinamarca, la capacidad de producción de energía eólica es ahora teóricamente tres veces superior a la demanda real de las horas punta. “Teórico” es el término clave aquí, porque los generadores eólicos de Dinamarca sólo operan a plena capacidad uno o dos días al mes cuando el viento está dentro del rango aceptable –con viento débil se genera demasiada poca energía, y cuando es demasiado fuerte las turbinas se apagan. En realidad, la eólica representa alrededor del 18% de la electricidad de Dinamarca y el 1,7% de la oferta total de energía de Dinamarca.
La energía eólica y solar son energías diluidas, lo que significa que se necesita construir un montón de molinos de viento y paneles solares para recoger relativamente poca energía. Esto aumenta los costos. Los daneses pagan algunos de los más altos precios de la electricidad en el mundo (12,63 €/Kw en 2011): alrededor de 1,4 veces el precio de la electricidad que pagan los franceses (9,14 €/Kw en 2011). ¿Y España? España tenía ya en el 2011 la electricidad mas cara de Europa: 15,97 €/Kw, a pesar, o por eso, de que la proporción de sus energías renovables es semejante a la de Dinamarca, la más alta de Europa.
Catalina Fitzpatrick, activista de Greenpeace, se dedica por su parte a una economía un tanto extraña (Cambie al Viento y al Sol, WSW, 28 de enero), cuando hace afirmaciones acerca de la creación de empleo. Decir que la producción de energía renovable crea puestos de trabajo, es como decir que podemos crear puestos de trabajo para pagar a la gente por cavar agujeros en el suelo … y llenarlos de nuevo. Ambos implican el desvío de trabajo y capital hacia fines improductivos, y ambos tendrán el efecto de reducir los niveles de vida generales y, directamente, el desempleo.
Si los verdes fueran serios sobre el calentamiento global, apoyarían la energía atómica que es capaz, a diferencia de la energía eólica o solar, de suministrar electricidad de carga base. Sin embargo, los verdes han utilizado con éxito la ciencia basura para envenenar opinión pública en contra de la opción atómica. El movimiento verde está más interesado en los mitos y los símbolos: Los mitos y los símbolos de los molinos de viento (y paneles solares).
El pueblo debe empezar a comprender que el verdadero villano aquí es Greenpeace. Se trata de una ONG que considera que es aceptable mentir al público, mentir a los bloggers y los periodistas, e incluso intimidar a los escritores con amenazantes correos electrónicos advirtiendo con acciones legales. Esto definitivamente no es aceptable. No me importa si esta gente pretende salvar el Ártico, rescatar los gatitos de campos entrenamiento, o los pandas que se entrenan para sacar a niños de los escombros de un terremoto. Que se comporten de esta manera engañosa demuestra una asombrosa cantidad de desprecio para con el público -no menos importante para con los partidarios ambientalistas que difunden su mensaje de buena fe, sólo para verse obligados a retractarse de forma embarazosa.
Greenpeace dejó de ser hace muchos años una ONG ambientalista: El fingido (y pagado) abrazar árboles y molestar tejones, de boquilla, es sólo una cortina de humo para ocultar su verdadera misión, la misma misión que Amigos de la Tierra y WWF también comparten, la implementación de la Agenda 21, o la imposición del infierno verde del desarrollo sostenible en un mundo que no lo quiere y que no se lo puede permitir.
.
Greenpi$ – By Dugutigui

About Dugutigui

In the “Diula” language in Mali, the term « dugutigui » (chief of the village), literally translated, means: «owner of the village»; «dugu» means village and «tigui», owner. Probably the term is the result of the contraction of «dugu kuntigui» (literally: chief of the village).
This entry was posted in Education, Español, Politically Incorrect Language, Politics and tagged , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s