el african fuckshion – (es)

EL AFRICAN FUCKSHION
Encontrábase vuestro conspicuo mandatario -un servidor- en un hospital de Monrovia haciéndome tratar una infección del área media producida por pequeños arácnidos semejantes a las garrapatas, aunque más pequeños. Este padecimiento tiene la particularidad de llevar al enfermo a un estado extremo de intranquilidad. A causa de mis irresistibles picazones, ya había roto cuatro veces el vaso de agua que es obligatorio en las mesitas de noche. Enterado de esta situación, el doctor Samuel Garnahweh, jefe del área de enfermedades “carnales”, ordenó por escrito que me pusieran un vaso de plástico.
Algo abajo me decía que debía empezar a ser más selectivo. Con aquellas pinches oscuras con la peluca teñida de rubio, medio kilo de labio inferior y dos de encía, pantalones de terciopelo color leopardo, perfume de criada, zapatos de tacón alto con las suelas gastadas, cascarilla de arroz negro entre los dientes, chichicaídas, nalgainmensas, no me salían las cuentas.  Me sentía como el sádico del que alguien habla, que no es tal, sino un masoquista que se tortura no torturando al supuesto masoquista. Este último el verdadero sádico, pues goza haciéndole creer al otro que es lo que realmente no es. Y todo esto yo mismo, cuando también pensaba que a aquellas orondas almas que moraban en el African Fuckshion, habría que concentrarlas en algún extraño edificio de ingentes proporciones –para que les entrase el culo, y una vez que hubieron entrado todas sus carnes, cerrar bien las puertas y que las paredes escupieran gruesos chorros de ácido muriático y tetracloruro de carbono. Habría como resultado varios barriles de petróleo de primera calidad, y menos garrapatas diminutas. Vamos, que lo que me ahorraba con putas de tercer grado, se lo llevaba Don Samuel.
Fuckshion_0
Aunque bien pensado, algo de culpa tendría la ópera. Aquella Margherita Bellino, la guapa cantante que hizo aprender ingles a Giacomo Justerini, de la tierra de los espaguetis a la boloñesa, allá por el 1749. Largo me lo fías, pensareis, pues mis indeseados inquilinos me estaban haciendo cosquillas en este verano de nuestro Señor 1998; pero aquel fue el año en que Giacomo viajó a Londres, para quedarse, y como de algo tendría que vivir, no se le ocurrió otra cosa que inventar el ‘Usquebaugh’, o el J&B, para mayor información de los sobrios o los incultos, valga la redundancia. Si no fuera por el diabólico y líquido legado de la Bellino, habría captado los matices. Las erradas almas del Fuckshion se asemejaban a los cerdos, es decir, gordas, morenas, cínicas y maleducadas. Se levantaban de la mesa con la cara un poco congestionada, y ni por asomo eran capaces de decir ‘ahora vuelvo’ ni ‘compermisito, voy a cortar margaritas’ ni siquiera ‘excúsenme que voy al baño’. No. La frase elegida era inevitablemente un homenaje a la ordinariez:
– ‘Gudbai: voy a hacer caca’.
Vulgaridad a la que yo me sumaba:
– ‘Go al diablo’
– ‘Yo amo you!’
– ‘God bendis yu. Arrieros semos y on the road andamos’.

Finalmente entró la enfermera, con una pomada en la mano, y una sonrisa socarrona en la jeta. Me espetó sin miramiento, producto de una intimidad cosechada dada mi asiduidad a la clínica:
– ‘¿De veras eso es fornicar? Yo creí que era otra cosa, que era algo así como quién sabe. Eso que usted practica quisiera hacerlo todos los días, pero no más lo hago. Ya ve usted, la ignorancia’.
– ‘Que cosas se le ocurren’ –repliqué-, ‘no olvide usted, señora, que ahora que todo el mundo está peleado por la paz yo, por la noche, lucho cuerpo a cuerpo’.
Pero sus sesenta años bien vividos, y su burlona mirada, me hicieron comprender de golpe que siempre seré un Adán que sueña en el paraíso, pero que siempre despierta con las costillas intactas. Y a veces con ladillas. Hay que ser realista: Aceptemos en principio que la liebre es un gato.
.
El African Fuckshion – Dugutigui

About Dugutigui

In the “Diula” language in Mali, the term « dugutigui » (chief of the village), literally translated, means: «owner of the village»; «dugu» means village and «tigui», owner. Probably the term is the result of the contraction of «dugu kuntigui» (literally: chief of the village).
This entry was posted in Africa, Español, Humor, Writing and tagged , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

2 Responses to el african fuckshion – (es)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s