querido imbécil: – (es)

QUERIDO_IMBÉCIL,
El sentido común ya era algo raro en la antigüedad, y abundan los ejemplos de su ausencia. Como muestra, en el año 218 a. C. Aníbal marchó con un ejército de elefantes a través de los Alpes en un intento de conquistar Roma, pero sólo consiguió disminuir significativamente el precio de la carne congelada de elefante en los mercados cartagineses. Otro ejemplo clásico tuvo lugar unos 250 años más tarde, cuando un grupo de judíos comenzó a adorar a un carpintero muerto.
El 15 de Agosto de 1945, el día después del Día de la Victoria sobre el Japón, la clase obrera se dio colectivamente cuenta de que las ideologías complejas tales como el Comunismo, el Fascismo y la Ciencia habían causado la muerte de millones de personas, algunos de los cuales ni siquiera eran judíos. Pensaron que lo que el mundo necesitaba era un nuevo sistema de distinción entre lo bueno y lo malo. En ese sentido, el principio rector del Sentido Común hizo su aparición: si un montón de gente dice algo con un tono profundo, entonces eso es cierto.
El Sentido Común alcanzó su punto culminante en la década de los 50, cuando todo el mundo parecía poseerlo. Desafortunadamente, a nadie en estos días le queda lo más mínimo. Esto es debido enteramente a la labor de hippies, abogados y ambientalistas.
Lamentablemente, la era del Sentido Común no estaba llamada a perdurar. A principios de los 60, los adolescentes comenzaron a rechazar los valores del Sentido Común de sus padres cuando estos ingratos, pequeños mocosos no se mostraron dispuestos a actuar como hombres y ser acribillados a tiros en Vietnam, como se suponía debía de ser. En su lugar, empezaron a teñir la ropa, al mismo tiempo que agresivamente descuidaban su higiene. Esta diabólica combinación puso en movimiento una cadena de eventos que poco a poco desmontó todas las tradiciones del Sentido Común. En muy poco tiempo aumentó la incidencia de manchas de orina en los pantalones y, por último, la gente en todas partes se dio cuenta de que no tenía más ningún maldito Sentido Común.
Lo peor, sin embargo, estaba por llegar. Estos niños crecieron para convertirse en abogados e instituir extraños e inescrutables estratos de políticas burocráticas. Por ejemplo, asignando códigos postales a los barrios, y en consecuencia haciendo darse cuenta a los desconcertados padres que pronto estarían poniendo números a los niños, en vez de nombres. Inmediatamente, la sociedad se vio atrapada sin remedio en la confusa red de la burocracia. Este fenómeno más tarde se convertiría en el tema de la gran obra literaria, “¿Cuántos burócratas hacen falta para cambiar una bombilla?”
Hoy estamos aquí reunidos para llorar la muerte de un querido amigo, Sentido Común, que ha estado entre nosotros durante muchos años. Nadie sabe a ciencia cierta cuántos años tenía, ya que su partida de nacimiento se perdió hace tiempo en trámites burocráticos.
Será recordado por haber cultivado lecciones tan valiosas como: Saber cuándo uno tiene que resguardarse de la lluvia; Por qué los pájaros madrugadores consiguen la lombriz; Que la vida no siempre es justa, y  Tal vez fue culpa mía.
Nuestro amigo siempre vivió bajo simples y confiables políticas financieras (no gastes más de lo que ganas) y sólidas estrategias (los adultos, no los niños, están a cargo). Su salud comenzó a deteriorarse rápidamente cuando se comenzaron a aplicar medidas bien intencionadas, pero ineficaces. Informes sobre un niño de 6 años que fue acusado de acoso sexual por besar a una compañera de clase, de adolescentes suspendidos en un colegio por practicar el enjuague bucal después de almorzar, o el de un profesor que fue despedido por reprender a estudiantes indisciplinados… sólo empeoraron su condición.
Sentido Común perdió vigor cuando los padres empezaron a atacar verbalmente y demandar a los profesores por hacer el trabajo que ellos mismos habían descuidado; disciplinar a sus ingobernables, groseros y fuera de control vástagos.
Declinó aún más cuando las escuelas debieron requerir el permiso de los padres para administrar un protector solar o dar una aspirina a un estudiante; cuando sin embargo no se podía informar a estos si una alumna quedaba embarazada y deseaba abortar.
Sentido Común perdió el deseo de vivir cuando las iglesias se convirtieron en negocios, o cuando los tribunales se sintieron más preocupados por los derechos de los criminales convictos, y los presos empezaron a recibir mejor trato que las víctimas de sus crímenes.
Fue un duro golpe para Sentido Común que uno pudiese ser procesado por defenderse de un ladrón en su propia casa, y que el ladrón aún pudiera demandarlo por agresión. Finalmente entró en coma después de que una mujer no se diese cuenta de que una humeante taza de café estaba caliente, derramase un poco en su regazo y se le concediese inmediatamente una enorme indemnización extrajudicial.
Sentido Común fue precedido en la muerte por sus padres: Verdad y Confianza, y su esposa, Discreción; por su hija Responsabilidad y su hijo, Razón.
Le sobreviven sus cinco hermanastros: Conozco mis derechos, Lo quiero ahora, No es mi culpa, Soy una víctima y el Gobierno me lo debe -léase: ¿Y para mi qué?
No hubo gran asistencia a su funeral porque muy pocos se enteraron que se había ido.
ManOhMan25
Pero aquí está el truco.
El Sentido Común no era ni sentido ni común. La palabra común, por definición, sugiere que el Sentido Común se ejerce por un gran número de personas. Pero la idea de que si la mayoría de la gente piensa que algo tiene sentido entonces debe ser sano juicio, ha sido refutada una y otra vez.
Y el Sentido Común no es el sentido real, si definimos este sentido como buen juicio, porque confía en una experiencia que por sí sola no suele ofrecer información suficiente para extraer conclusiones fiables. ¡Rayos! creo que el Sentido Común adolece de una contradicción en los términos. El buen juicio rara vez puede derivar de la sola experiencia, porque las experiencias de la mayoría de las personas son muy limitadas.
De hecho, pienso que el llamado Sentido Común es una falacia que nos ha sido impuesta por nuestra cultura ideológica (cualquier ideología desea decirnos lo que debemos pensar y hacer… o comprar) que nos prefiere estúpidos, mal informados y solo capaces de decisiones pobres.
Creo que tenemos que deshacernos de esta noción de la santidad del Sentido Común y en su lugar adoptar “Sentido Razonado”, es decir, buen juicio basado en el estudio riguroso de un tema (que también incluya la experiencia directa).
En serio, no sé exactamente cuando aterrizó ese OVNI y dejó a toda esa gente con los lápices de colores, el babero y casco, pero al parecer no van a volver por ellos. Me pregunto si hay una luz al final del túnel, o si sólo conduce más profundo bajo tierra. La cafeína y la nicotina me impide darles muerte, así que por favor ayúdenme a desprenderme de ambas dependencias.
Ctrl+Alt+Del+imbéciles
Lol! No funciona …
.
Querido imbécil: – Dugutigui (en modo puta)

About Dugutigui

In the “Diula” language in Mali, the term « dugutigui » (chief of the village), literally translated, means: «owner of the village»; «dugu» means village and «tigui», owner. Probably the term is the result of the contraction of «dugu kuntigui» (literally: chief of the village).
This entry was posted in Education, Español, Humor, Politically Incorrect Language, Politics and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s