devuélvesela – (es)

Salir del Sistema – Una guía práctica
¿Enloquecido al darte cuenta de que el sistema está amañado y conspira contra la gente decente y respetuosa con la ley? ¿Enfermo de escuchar acerca de los tropecientos millones de euros que los bancos ganan o pagan a sus ejecutivos, mientras que manipulan los tipos de interés y las operaciones de Bolsa, sin sufrir consecuencias, al mismo tiempo que cierran el grifo de los préstamos a personas y empresas? ¿Endemoniado porque la gente que trabaja en el sistema financiero llena sus bolsillos mientras vacía los tuyos? ¿Frustrado con toda la palabrería política que solo soporta un sistema de saqueo generalizado? ¿Harto de que las grandes empresas estén solo interesadas en sus beneficios, en vez del bienestar de la sociedad?
Ahora mismo, en este mundo de hoy, solo hay una opción de sistema económico. El capitalismo corporativo. Por su propia naturaleza, este se creó para canalizar fondos públicos a manos privadas, a fin de que la élite rica se haga cada vez más rica. Lo que hace que el resto de nosotros nos quedemos fuera de la ecuación, excepto como una masa cada vez mayor de bocas abiertas que piden ser alimentadas.
¿Cómo se puede luchar contra los poderes establecidos, cuando prácticamente controlan hasta nuestros patrones de pensamiento? Nadie puede culparte si te sientes impotente ante todo esto, pero eso no es excusa para abandonar y no hacer otra cosa que quejarte y quejarte.
Uno debe preguntarse, ¿qué haría más daño a las multinacionales? ¿Qué puede hacer el ser humano promedio para negarse a ser parte de la agenda corporativa? ¿Cómo podemos salirnos del paradigma asalariado-esclavo / consumidor-esclavo que nos asignan aquellos que nos roban descaradamente  y nos convierten en las pequeñas baterías obedientes que alimentan la máquina? ¿Cómo podemos negarnos a creer que “la guerra es la paz” y no tragarse la mentalidad del Gran Hermano?
Hay formas perfectamente legales y genuinamente civiles de vengarse:
Evitar comprar a las grandes empresas.- La única debilidad que tienen las grandes corporaciones son los beneficios. Si los beneficios no continúan subiendo, entonces estas caen. Pueden crear una nueva guerra, pueden crear un nuevo desastre para volver a chupar la vida económica de los traumatizados ciudadanos. Pero ¿y si nos negamos a ser engañados? ¿Y si nos salimos de su paradigma consumidor / consumo? ¿Y si paramos de comprar sus cosas? ¿Qué pasaría si cultivásemos nuestra propia comida o comprásemos nuestros alimentos a pequeños productores locales? ¿Qué pasa si no compramos en Walmart un montón de ropa barata y mal hecha y en su lugar la comprásemos en tiendas de segunda mano o ventas de garaje? Sin los consumidores toda esa basura se quedaría en los estantes. Sin los consumidores las ganancias sufrirían. Incluso si sólo el 10% de la gente dejase de comprar toda la basura corporativa se iniciaría el camino que afectaría a las empresas donde más les duele.
Negarse a ser mano de obra esclava.- Tú, ciertamente, no recibes las bonificaciones masivas de los CEO’s y los accionistas. Y los CEO’s no hacen las cosas que se pueden vender y que traen beneficios. Los accionistas tampoco. Así que si se opta salir del mercado de esclavos del trabajo corporativo, ¿qué hacer entonces? Crear micro-economía, o economía local. Al principio no va a ser fácil, porque la gente no está acostumbrada a comprar productos locales o de individuos. Están acostumbrados a ir los grandes almacenes y obtener un montón de cosas baratas e innecesarias, por lo que el primer paso es decidir que no se necesita este montón de cosas baratas, sino en su lugar una cantidad pequeña o moderada de producción local. Esas cosas bien hechas que durarán de 5 a 10 años más que cualquier otra producida en China. Podrías entonces decidir lo que hacer con tu vida, no siendo esclavo de ese aburrido trabajo 9 a 5, todos los días, de lunes a viernes, y con ello, la manera de ganarte la vida. Claro que probablemente sería mucho más trabajo, pero sería un trabajo con valor real para ti, para tu familia, tu comunidad, y, por extensión, el mundo.
Para aquellos que no puedan librase ahora del trabajo corporativo, controlado por los gobiernos, con las manos hurgando en tus bolsillos, arregla las cosas para mantener tus ingresos por debajo de un determinado nivel que no paga impuestos. De esa manera, evitarás que tu dinero termine en la élite más rica, así como en guerras ilegales e injustas, en tortura, en la destrucción de los gobiernos democráticos y en los traficantes de armas. Te preguntarás, retorciéndote las manos, ¿cómo puedo sobrevivir sin hacer todo ese dinero? ¿Cómo puedo tener todos esos accesorios, el coche nuevo y la casa de 800 metros cuadrados, con piscina y todas las comodidades? Para esto, por favor, lee “Radical Simplicity: Huellas pequeñas en una tierra finita” de Jim Merkel. Es posible, y de hecho es necesario, si no deseas que terminemos viviendo en un mundo verde. De soja.
Libre de crédito.- Mantente libre de crédito, desde hipotecas a tarjetas. Con esto disfrutarás sin duda de una era de prosperidad. En lugar de tener gran parte de tus ingresos agobiados por los intereses y el pago de compras anteriores, podrás liberarlo para ahorrar para tu jubilación, consumir –o donar. Estarás más dispuesto a asumir riesgos y ser más emprendedor, ya que no estarás atado a hipotecas, pagos del coche, y otros préstamos que ahora resultan tan preocupantes en el caso de que tus proyectos empresariales no tengan éxito. Piensa que una hipoteca no solo te “hipoteca” económicamente, sino físicamente, limitando tu movilidad y restringiendo tus posibilidades de encontrar trabajo o establecer negocios en distintos lugares.
Dinero en casa.- Mantén la mayor parte de tu dinero en casa o en una caja de seguridad. Deja en el banco lo mínimo indispensable para el pago de facturas comunes. O mejor, págalas directamente. Te han contado el cuento de que tener dinero en casa significa un riesgo considerable. La realidad es otra. En una ciudad como Madrid, se estima que ocurren unos 8.000 robos en viviendas cada año -haya o no dinero en casa-, lo que daría en promedio más de 20 robos a viviendas cada día para una población de unos 3.250.000 habitantes. Digamos que el promedio por vivienda habitada son unos 2,7 individuos, o 1.203.700 hogares.  Esto indica 1 robo por cada 60.185 hogares por día. ¡Malo será que te toque! Y aún así, si tus medidas para ocultar el dinero son efectivas, esta proporción se reduce a prácticamente cero.
Evitar el sistema financiero.- Aléjate de la Bolsa y del sistema financiero en general como si del diablo se tratase. Recuerda siempre que la mejor manera de hacer una pequeña fortuna en la Bolsa es comenzar con una gran fortuna. Si empiezas a pensar en la vejez, y en consecuencia deseas invertir tu dinero, hazlo en negocios o transacciones privadas, que conozcas a fondo. A ser posible con resultados a muy corto plazo, y elude en lo posible negocios con exposición fiscal, como constitución de sociedades o establecimiento de locales. Trabaja en casa, en la medida de lo posible.
Conclusión.- Construir comunidades de personas que optan salirse de la carrera de ratas corporativa, sirve de apoyo para aquellos que eligen este estilo de vida. Un posible buen ejemplo de este tipo de comunidad se puede ver en muchas comunidades Amish en USA -no todas, claro está. Estas comunidades tienen sus propios bancos que son apoyados por los clientes de la comunidad con una buena responsabilidad financiera. Compran y venden bienes entre sí, sin necesidad de aportaciones del mundo empresarial. Es mucho más simple, más relajado y menos dañino para la vida. No estoy diciendo que tengas que vivir sin electricidad, ni conducir un carruaje tirado por caballos. Pero sí que produzcas tu propia energía a través del viento, el agua o la energía solar o una combinación de las tres, y ayudes a reducir la huella ecológica, así como eliminar la necesidad de energía controlada por las corporaciones (Ej.: Enron y el robo de miles de millones de dólares de los contribuyentes a través de la manipulación del mercado).
Tampoco estoy diciendo que cortar completamente con el comercio que involucra a las corporeciones sea fácil. Puedes optar por hacer tu propia ropa, pero ¿de dónde viene la tela? Si tienes una fábrica local de telas ¿de dónde vienen las fibras? Si tienes tus propios campos de algodón, de cáñamo (la opción más sostenible), o rebaños de ovejas, ¿de dónde provienen las máquinas y aparatos? Hasta un cierto punto, gracias a la externalización de la producción a China y a otros productores de bajos costos, se pueden obtener máquinas usadas a precios razonables. Sin duda, reinventar una civilización es una tarea de enormes proporciones. ¿Cómo diablos se pueden reemplazar los ordenadores fabricados por grandes corporaciones? Tal vez apoyando los producidos localmente, si eso es posible.
Así que debemos empezar con pasos de bebé. Vamos a comprar nuestra ropa de segunda mano. Vender esa casa de 800 metros, volver al campo y comprar un pedazo de tierra donde cultivar nuestros propios alimentos, alimentar nuestro propio ganado, salir de la esclavitud del 9 a 5, y hacer lo que siempre hemos soñado para ganarnos la vida.
Siempre y cuando no quieras ser uno de la élite rica, que practica la lixiviación del resto de la sociedad y del duro trabajo que esta realiza, yo pienso que la mayoría de la gente inteligente simplemente quiere estar cómoda y feliz, segura y relajada. No necesitan hacer millones para eso. Y si la idea de hacer crecer tu propia comida es simplemente demasiado, apoya a otros productores locales. Una moneda local, o directamente el trueque, puede ser instituida. Comunidades de todo el mundo lo están haciendo ya. No sería terriblemente difícil reproducir esto en la mayoría de las áreas. Estos pequeños pasos traen los beneficios que conlleva el corte del cordón umbilical corporativo y hacen saber a los gobernantes que no vamos a pagar más por sus guerras y destrucción. Y engrandece el concepto de comunidad. El dicho: “hace falta toda una aldea para criar a un niño”, dejaría de ser “palabras huecas” en este fragmentado, hiper-individualista primer mundo en el que ahora vivimos.
La única manera de romper la espina de esas empresas, que son las mayores responsables de la destrucción de nuestro medio ambiente, el saqueo de la riqueza nacional, el envenenamiento de nuestros hijos y la expropiación violenta de los bienes comunes, es golpearlas en el bolsillo. Salirse completamente de su programa de consumo, que acapara toda la riqueza que se le puede robar a la clase media y a los pobres, para enriquecer a las elites dominantes. No dejes que te sigan controlando al más puro estilo Orwell. Libérate del Matrix que han creado para nosotros. Niégate a ser su pequeña y obediente batería.
.
Devuélvesela – Dugutigui

About Dugutigui

In the “Diula” language in Mali, the term « dugutigui » (chief of the village), literally translated, means: «owner of the village»; «dugu» means village and «tigui», owner. Probably the term is the result of the contraction of «dugu kuntigui» (literally: chief of the village).
This entry was posted in Education, Español, Politically Incorrect Language, Politics, Writing and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

10 Responses to devuélvesela – (es)

  1. Alicia says:

    Pienso que no es tan fácil. Yo al menos prefiero ir peor vestida y peor comida y arreglarme con muy poco. Puedo prescindir de cantidad de bienes de consumo y reducir mis necesidades al mínimo. Pero en las grandes ciudades no es fácil tener acceso a frutas o verduras o a cualquier otro tipo de alimentos por otra vía que las cadenas comerciales. Ni existen tantos lugares donde adquirir ropas o cualquier otro tipo de enseres o utensilios de segunda mano. Y no es muy factible tener el propio huerto o el propio rebaño del que obtener leche o lana para hacerse un jersey. O generar la propia energía, y que, por cierto, las tan ensalzadas energías renovables no son tan inocuas como se pretende para el medio ambiente; y son por añadidura muy caras.
    La energía nuclear, pese a todos sus detractores, no diré que es la más limpia o la más segura, pero sí que es limpia y segura; y la única hasta el momento que puede dar respuesta a las necesidades de consumo energético que nuestro modo de vida (al que entre todos nos hemos ido aviniendo) conlleva.
    Suelo estar de acuerdo contigo, pero en esta ocasión creo que no lo estoy mucho.

    • Dugutigui says:

      Estoy de acuerdo con que no es fácil. El post es solo una idea para recapacitar si a cada uno de nosotros nos merece la pena, o no, cambiar de vida. La mayoría no está en posición de hacerlo, pero pienso que muchos pueden estarlo. Desde luego en la ciudad es imposible.

      Yo trabajo en el extranjero hace más de 20 años, algunos más, y tengo un casa en un pueblo en España. 65 habitantes, con alcalde y cura. Cuando tengo tiempo de ir, poco, pero los momentos mas felices de mi vida, como productos naturales que cultivan los vecinos. Incluso pago a medias con otro vecino la crianza de un cerdo (del que al final no como nada) cada año, con manzanas y castañas. Me tomo mis vinos/copas con el alcalde, y me ocupo de la casa, el jardín y de escribir. Aunque es alta montaña, y hace un frío que pela en invierno, la casa es autosuficiente, aunque mantengo una conexión a la red (por si acaso). No hay lugar en la tierra donde esté más a gusto. Todo eso me costó en su día el equivalente a 40,000 euros actuales (incluido el terreno). De aquellas, un apartamento de 65 metros en Madrid valía unos 250,000 euros… Mi casa hoy puede valer, si quisiera venderla, unos 100.000 euros, mientras que dicho apartamento en Madrid, aparte de invendible, no pasaría de los 180,000 euros…

      Con todo esto, quiero decir que el paso, de ser posible, ha de ser gradual y aprovechando lo que se pueda del sistema actual. También que no se puede estar criticando constantemente (no hablo de ti) el estado de la sociedad actual, cuando nosotros mismos no estamos dispuestos a cambiar. De hecho, técnicamente y económicamente, la energía nuclear es la mejor opción. Los sistemas que tengo en mi casa son más caros de comprar y de mantener y no siempre funcionan, el trabajo en la casa es mucho mayor que en cualquier otro lugar de los que habito… pero ambos inconvenientes me parecen un precio razonable a pagar por estar a gusto y tranquilo… y no colaborando -en gran medida- con un sistema en el que no creo. Y lo que es más importante: Mis hijos adoran este tipo de vida y disfrutan de la casa y el pueblo mucho más que yo. Y mis hijos son el futuro.

    • Dugutigui says:

      Respecto a que no estés de acuerdo conmigo, ¡eso es muy bueno!
      Yo no escribo para convencer a nadie, solo para compartir o discutir ideas diferentes, en otras palabras: alimentar la mente, …principalmente la mía…🙂

  2. dabulper says:

    Yo prefiero la Economía del Bien Común de Christian Felber (http://www.pararelmundo.com/videos/christian-felber-economia-bien-comun/). Con ese tipo de economía que planteas en el artículo, nunca podríamos explorar Marte, por ejemplo…

    • Dugutigui says:

      Gracias por el comentario y por el enlace. Es sin duda una excelente iniciativa. Un mapa del mundo que no incluya Utopía no merece la pena ni siquiera un vistazo, ya que deja fuera el único país en el que la Humanidad aterriza con frecuencia. Y cuando la Humanidad toma tierra allí, mira alrededor, y al ver un país mejor, zarpa de nuevo. El progreso es la realización de las utopías… Mi problema es que ya soy un poco viejo y en consecuencia escéptico con las soluciones “globales”. Vengan de donde vengan. También soy de la opinión que vivimos en sociedades en las que la estupidez de la gente viene de tener una respuesta para todo. Por mi parte pienso que la sabiduría del neófito reside más bien en tener una pregunta para todo… El neófito enseña a comprender el mundo como una pregunta. Hay sabiduría y tolerancia en esa actitud. En un mundo construido sobre certezas sacrosantas el novato está jodido. El mundo totalitario es un mundo de respuestas en lugar de preguntas. Allí, el neófito no tiene cabida. ¿Qué quiero decir con esto? Las 140 empresas de ese proyecto no representan ni siquiera una gota el océano de corporaciones rapaces que pululan la tierra, y estas últimas, por desgracia, tienen todos los medios a su disposición y controlan con puño de hierro los gobiernos. Muchas cosas, todas malas, han de pasar antes de que esto cambie. Y existe una altísima probabilidad de que cambie a peor. Y como te comentaba más arriba yo soy ya viejo –y no solo en el sentido temporal. Es por eso que pienso que las soluciones, si es que hay alguna, han de ser de tipo individual -o dentro de comunidades minúsculas capaces de volar por debajo del radar del sistema. No es una cuestión de egoísmo, bueno tal vez un poco, es más bien cansancio. Pero cuando es cierto que es un error privar a otra persona de un placer para poder disfrutarlo uno mismo, pienso correcto privarse de un placer de modo que otra persona lo disfrute. Es un acto de humanidad. Es individual. Y siempre gana uno más de lo que pierde, de ahí mi egoísmo. La búsqueda de Nirvana, al igual que la búsqueda de la utopía o del fin de la historia o de una sociedad sin clases, es en última instancia inútil y peligrosa. Se trata, aunque no sea requerido, del sueño de la razón. No hay escape de la ansiedad y la lucha. Las únicas respuestas que he encontrado, al final, resulta que residen en mi mismo, y allí han estado todo el tiempo. En realidad la función de mis posts políticos es más bien sacudir la mente de las personas que a las personas en sí. Y mi utopía es muy individual. Solo alcanza a algunos de los que me rodean. A veces…
      Gracias de nuevo.

    • Dugutigui says:

      ¡Ahh! Marte…
      Si, ya conocemos la superficie de Marte, pero aun no conocemos nuestra propia nuca🙂

  3. Una buena opción es la que plantea el Movimiento de Transicón, (Tansition Towns.- De nada sirve seguir quejándose. Esto es poner en práctica la Permacultura de Bill Mollison, la agricultura natural de Fukuoka, etc. Es comenzar a HACER y prepararse para cuando el Decrecimiento del petróleo, el cambio climático, la falta de comida y la crisis de los sistemas actuales no nos den la opción de elegir. Es volver a las raices porque lo del crecimiento constante ya es insostenible.
    Ernesto Cruz

    • Dugutigui says:

      Estoy de acuerdo en que el crecimiento infinito es insostenible. Me pregunto que clase de “razonamiento” puede basarse en un concepto tan erróneo por definición.

      Respecto a las opciones que planteas, todas me parecen saludables, aunque creo que cada uno, individualmente, ha de buscarse la que más le convenga. La razón principal es que no creo en ideas institucionales hechas por el hombre, incluso instituciones benignas, como las que mencionas.

      Respecto a quejarse, no podría coincidir más en este punto. Ahora, hay una cosa que puedes haber notado: yo no me quejo de los políticos. Todo el mundo se queja de los políticos. Todo el mundo dice que apestan. Bueno, ¿de dónde piensa la gente que estos políticos vienen? No caen del cielo. Ellos no atraviesan una membrana desde otra realidad. Provienen de padres y familias españolas, de hogares españoles, escuelas españolas, iglesias, negocios y universidades españolas, y son elegidos por los ciudadanos españoles. Esto es lo mejor que podemos hacer amigo. Esto es todo lo que tenemos que ofrecer. Es lo que nuestro sistema produce: Basura entra, basura sale. Si solo disponemos de los ciudadanos egoístas e ignorantes, solo se puede lograr líderes egoístas e ignorantes. Los límites de mandato no va a hacer ningún bien, vas a terminar con un nuevo montón de políticos egoístas e ignorantes. Así que, quizás, quizás, quizás, no son los políticos los que apestan. Tal vez otra cosa apesta por aquí … como el pueblo. Sí, el pueblo apesta. Demasiada mente de periódico y alma de televisión.

      Muchas gracias por el comentario.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s