vegano, ¿sinónimo de amor? – (es)

Permítanme comenzar esta desmesurada queja con una explosión (y que espero suene real): ¡El VEGANISMO está cojo de cojones!
Cuando Linneo desarrolló su sistema de clasificación, sólo vislumbró dos reinos: Plantas y Animales. Hoy en día, este sistema incluye seis: plantas, animales, protozoos, hongos, arqueas y bacterias. TODOS ELLOS SON LOS SERES VIVIENTES. Y sin duda la vida es la vida, ya sea la de la uva, la de un cerdo o la de un hombre. No hay diferencia. La idea de diferenciarlos es una apreciación humana para beneficio propio del hombre, incluyendo a los vegetarianos.
Un ingenioso vegetariano dice: “Prefiero morir que vivir a costa de la muerte de otros” ~ Edward Sanchez.
Este obtuso enfermo sádico, zombi religioso adorador del becerro, Talibán de las plantas, debería saber que en un estricto sentido científico todos nos alimentamos de la muerte, incluso los vegetarianos. En definitiva, todo tipo de animales, herbívoros incluidos, comen materia viva. La diferencia es que los herbívoros comen plantas vivas con las que cultivan pequeñas criaturas llamadas bacterias –por lo demás también criaturas vivientes, miles de millones de ellas. Al menos así es como he llegado a entenderlo: Todos los seres vivos en esta bolita azul -o del color que tenga hoy en día- necesitan comer otros seres vivos para sobrevivir, CON LA EXCEPCIÓN DE LAS PLANTAS. Estas criaturas elegantes crean sustancias orgánicas alimentándose de sustancias inorgánicas, primariamente nitrógeno, fósforo y potasio. Minerales…
Por lo tanto, permítanme llegar aquí a la conclusión de que las plantas deben de ser los seres más pacíficos que habitan el planeta Tierra. Y los veganos, para satisfacer su extraño apetito, se concentran justamente en la ejecución de estas criaturas indefensas, las plantitas. El veganismo es acerca de la no violencia, te dirán, se trata de no participar en el daño a otros seres vivos. Así las plantas, para los veganos, no son seres vivos… y acorralados en esta dudosa esquina, y debido a que no se van a morir de hambre -incluso los vegetarianos tienen que comer “algo”-, trazarán una línea fina muy adecuada… “seres sintientes“. ¡Que divertido! la vida es la vida, pero los seres vivos no-sensibles son adecuados para el buche vegano… Pero aún así ¿cómo saben ellos que las plantas no son seres sensibles?
La ciencia está tratando de desterrar el mito de que las plantas son seres de baja estopa. Si se define la inteligencia como la capacidad de resolver problemas, las plantas tienen mucho que enseñarnos. No sólo son inteligentes en la manera de crecer, adaptarse y prosperar, hacen todo esto sin sufrir neurosis. ¡Neurosis! ¡La inteligencia no trata sólo acerca de tener un cerebro de mierda!
Las plantas nunca han recibido su merecido lugar en el orden de las cosas, por lo general han sido descalificadas como simples vegetales. ¿Suena familiar? Pero las plantas se comunican a través de sustancias químicas. Tienen un vocabulario específico y bastante amplio para transmitir alarma, sobre su salud y un montón de otras cosas. Nosotros sólo somos capaces de producir ondas sonoras paridas en varios idiomas, no veo cómo podríamos cerrar esta brecha.
¡Las plantas están vivas y tratan de permanecer de esa manera! La conclusión es que las plantas se merecen consideración, y tendríamos que averiguar lo que esto significa. Pero para un vegano el grito de un brócoli siempre será de placer, no de dolor.
Por lo tanto, la disyuntiva es otra:
 ¡Comer, o no comer, es la cuestión!
Debe el alma noble optar entre sufrir
los golpes y dardos, el rigor del hambre impía
o coger un muslo de pollo, contra un mar de desdichas,
y tragándoselo, terminar con ellas: eructar, dormir,
no más, y durmiendo, decir que todo acabó:
El vacío en la barriga; y los mil retortijones
que heredó nuestra flacura, ¡quién no ansiara
concluir así! Hartarse… y quedar dormido.
.
Vegano, ¿sinónimo de amor? – Por Dugutigui (y un Shakespeare famélico…)

About Dugutigui

In the “Diula” language in Mali, the term « dugutigui » (chief of the village), literally translated, means: «owner of the village»; «dugu» means village and «tigui», owner. Probably the term is the result of the contraction of «dugu kuntigui» (literally: chief of the village).
This entry was posted in Education, Español, Politically Incorrect Language, Writing and tagged , , , . Bookmark the permalink.

11 Responses to vegano, ¿sinónimo de amor? – (es)

  1. Valentina says:

    Totalmente de acuerdo. Siempre me ha parecido mezquina la argumentación que los vegetarianos esgrimen de que “es que las plantas no tienen sistema nervioso” ¿Y qué sabe nadie de la forma de sentir y de sufrir que tiene una planta?
    Lo que pasa es que, como ciertamente no les queda más remedio que pasar por el aro de alimentarse, se escudan en ese subterfugio para hacerse la trampa de que ellos no se manchan las manos con muerte.
    Los humanos somos lo que somos y como somos y si tuviéramos que ser otra cosa o de otra manera lo seríamos; quién echó a rodar toda una Creación tan complicada no habría tenido, imagino, dificultad alguna en hacer otro tipo de seres mejores y más listos y más buenos de lo que a los humanos nos hizo.
    Personalmente — y sin por ello entregarme a ningún tipo de histerias, o sí, tal vez, pero de otras índoles y muy diversas, y no despreciando por tanto un filete o una rodaja de merluza — pienso que el ser conscientes de que querámoslo o no estamos ineludiblemente obligados a matar para vivir es una especie de maldición que aqueja a la especie humana (a los animales no, porque tienen la suerte de carecer de conciencia, y de razón, y eso los deja al margen de las miserias y crueldades que nos adornan a los racionales y razonables), y que hemos de vivir con ese eterno conflicto; pero pienso también que el conflicto en cuestión tiene que estar teniendo su “para qué” que pudiera, tal vez y entre otros muchos “para qués” en los que tal vez no he reparado jamás, alertarnos constantemente acerca de la responsabilidad de nuestros actos, de no dañar a nada vivo más de lo estrictamente imprescindible.
    Pero, no. Matar animales es hoy una profesión como otra cualquiera, un señor o señora que trabaja en un matadero degollando animales se levanta por la mañana y acude a su lugar de trabajo con el mismo desparpajo que acude al suyo la cajera del supermercado que pasa por el escáner la bandeja de filetes de pollo perfectamente aséptico y envasado al vacío. Y, sin embargo y por el contrario, tanto el comprador de filetes como la cajera o el matarife es posible que tengan en su casa plantas “porque adornan mucho”.
    Los humanos somos muy hipócritas.
    Tal vez si tuviéramos que enfrentarnos, como se veían obligados a enfrentarse aquellos hombres tan lejanos que llamamos primitivos a la bestia de la que iban a nutrirse, nos tentaríamos la ropa (expresión creo que netamente española, no sé en otras latitudes si tiene sentido o arraigo) y trataríamos a todo ser vivo con más respeto.
    Y no digo yo que es que tuviéramos que organizar toda una danza ritual en torno al animal muerto para darle las gracias por darnos vida por medio de su muerte; pero, no sé, creo que estamos demasiado convencidos de eso de que el hombre es el “rey de la creación” y que todo lo demás está exclusivamente a su servicio.

    • Dugutigui says:

      Ser vegetariano, o no serlo, es una decisión personal tan correcta que cualquier otra decisión personal. Lo que se critica en el post es la auto-justificación con que se presenta este tema, la forma en que muchos vegetarianos pretenden estar en posesión de la verdad, y el hecho de que quieren imponerla como “la-cosa-políticamente-correcta-a-hacer”.
      Ser vegetariano no es más que un tipo de dieta, como el que no come sal, no una pretendida filosofía de vida, o una escuela de pensamiento.
      En otras palabras, si vas a un restaurante y solo pides verduras, no creo que a nadie le llame la atención, yo lo hago muchas veces. Ahora, si en ese mismo restaurante dices, explicas que solo comes verduras porque no comes animales muertos, entonces estás exagerando, faltando a la estricta realidad, e invadiendo la libertad de los demás, y posiblemente dándole la comida a mas de uno…
      ¿Quieres comer solo verdura? Fantástico, pero no sermones con seudo-filosofía de andar por casa … en zapatillas🙂

  2. Alicia says:

    Totalmente de acuerdo. Siempre me ha parecido mezquina la argumentación que los vegetarianos esgrimen de que “es que las plantas no tienen sistema nervioso” ¿Y qué sabe nadie de la forma de sentir y de sufrir que tiene una planta?
    Lo que pasa es que, como ciertamente no les queda más remedio que pasar por el aro de alimentarse, se escudan en ese subterfugio para hacerse la trampa de que ellos no se manchan las manos con muerte.
    Los humanos somos lo que somos y como somos y si tuviéramos que ser otra cosa o de otra manera lo seríamos; quién echó a rodar toda una Creación tan complicada no habría tenido, imagino, dificultad alguna en hacer otro tipo de seres mejores y más listos y más buenos de lo que a los humanos nos hizo.
    Personalmente — y sin por ello entregarme a ningún tipo de histerias, o sí, tal vez, pero de otras índoles y muy diversas, y no despreciando por tanto un filete o una rodaja de merluza — pienso que el ser conscientes de que querámoslo o no estamos ineludiblemente obligados a matar para vivir es una especie de maldición que aqueja a la especie humana (a los animales no, porque tienen la suerte de carecer de conciencia, y de razón, y eso los deja al margen de las miserias y crueldades que nos adornan a los racionales y razonables), y que hemos de vivir con ese eterno conflicto; pero pienso también que el conflicto en cuestión tiene que estar teniendo su “para qué” que pudiera, tal vez y entre otros muchos “para qués” en los que tal vez no he reparado jamás, alertarnos constantemente acerca de la responsabilidad de nuestros actos, de no dañar a nada vivo más de lo estrictamente imprescindible.
    Pero, no. Matar animales es hoy una profesión como otra cualquiera, un señor o señora que trabaja en un matadero degollando animales se levanta por la mañana y acude a su lugar de trabajo con el mismo desparpajo que acude al suyo la cajera del supermercado que pasa por el escáner la bandeja de filetes de pollo perfectamente aséptico y envasado al vacío. Y, sin embargo y por el contrario, tanto el comprador de filetes como la cajera o el matarife es posible que tengan en su casa plantas “porque adornan mucho”.
    Los humanos somos muy hipócritas.
    Tal vez si tuviéramos que enfrentarnos, como se veían obligados a enfrentarse aquellos hombres tan lejanos que llamamos primitivos a la bestia de la que iban a nutrirse, nos tentaríamos la ropa (expresión creo que netamente española, no sé en otras latitudes si tiene sentido o arraigo) y trataríamos a todo ser vivo con más respeto.
    Y no digo yo que es que tuviéramos que organizar toda una danza ritual en torno al animal muerto para darle las gracias por darnos vida por medio de su muerte; pero, no sé, creo que estamos demasiado convencidos de eso de que el hombre es el “rey de la creación” y que todo lo demás está exclusivamente a su servicio.

  3. Alicia says:

    Estoy tratando de dejarte un comentario y es imposible, no me lo admite.

    • Dugutigui says:

      No es eso. Los comentarios se aprueban automáticamente. En realidad tienes un problema con el filtro de spam: Akismet. En el caso de mi blog, no será un problema pues reviso los cometarios que van al spam y los pongo de vuelta en su sitio: publicados. Mándalo de nuevo.

  4. Alicia says:

    Ah, cielos, es que debe de estar pendiente de moderación, pues te lo he enviado repetidas veces, disculpa el error y borra todos los que sobren.

    • Dugutigui says:

      No es eso. Tus comentarios se aprueban automáticamente. En realidad tienes un problema con el filtro de spam: Akismet. En el caso de mi blog, no será un problema pues reviso los cometarios que van al spam y los pongo de vuelta en su sitio: publicados.

  5. Alicia says:

    Pues no, ya no parece pendiente de moderación y sigue sin salir. Quizás es demasiado largo. De todos modos como lo había escrito para tu artículo te remito a este enlace en mi propio blog.

    http://platoneneas.blogspot.com.es/2012/11/comentando-el-articulo-de-duguitigui.html

    Valentina

  6. Me parece un poco simple tu justificación de que las plantas también son seres vivos para encubrir el terrible sufrimiento que pasan los seres que tienen sistema nervioso central, el sistema degenarado de mantenimiento de cerdos, vacas y aves en engorda en condiciones quasi infernales, y el daño ecológico que esto ocasiona por no hablar de la ineficiencia de uso de recursos cuando mucha gente pasa hambre. Tu blog puede ser llamado a contracorriente pero parece ser que es a contracorriente de la investigación – si quiera- la mas somera sobre la realidad de la explotación de los animales.

    • Dugutigui says:

      Bueno, como digo en el post la vida es la vida, ya sea la de la uva, la de un cerdo o la tuya. No hay diferencia. La idea de diferenciarlos es una apreciación humana para beneficio propio del hombre, incluyendo el beneficio tuyo en ese comentario. Tu “investigación” no pasa de la miope investigación de un ser, el ser humano, que se considera superior, sin pruebas de ello, a animales y plantas. Desde mi punto de vista la inteligencia no trata sólo acerca de tener un cerebro o un sistema nervioso central. Hay muchos tipos de inteligencia, no solo la que nos interesa a nosotros para justificar lo que por otra parte no hay que justificar, que es que tenemos que comer. Y ya que desgraciadamente tenemos que hacerlo, cocinemos bien y agradezcamos lo que hay en el plato. Como hacen el resto de los seres vivos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s