¿contrario? – (es)

A menudo se me describe, para mi irritación, como un “contrario”. En realidad, es una pena que nuestra cultura no tenga una buena palabra vernácula para un opositor, o incluso para alguien que trata de tener sus propios pensamientos. La palabra “disidente” no puede ser auto-conferida, porque en realidad es un título de honor que tiene que ser ganado o merecido, mientras que términos como “crítico” o “rebelde” son de alguna manera triviales y condescendientes, así como un poco inflados de autoestima. Ya he perdido la cuenta del número de memorias de escritores antiguos, o ex-escritores, con títulos como: “Contra la Corriente”, “Minoría de Uno”, “Rompiendo Esquemas”, y así sucesivamente, todos préstamos del punto de vista de Harold Rosenberg, en su marchita observación sobre “el rebaño de mentes independientes”.
Incluso cuando era muy joven no me gustaba ser llamado “rebelde”: parecía como una sugerencia paternalista en la que el hecho de “cuestionar la autoridad” era parte de una “fase” a través del cual, naturalmente, tenía que pasar. Por el contrario, yo era un niño relativamente bien educado y de buenos modales, y elegí mis batallas con cierta deliberación, en lugar de sólo pensar con mis hormonas. También puede ser preciso, en mi caso, que los verdaderos rebeldes odian, íntimamente, su propia rebelión. Saben por experiencia que no es un estilo de vida fresco y atractivo, sino que se necesita a un tonto valiente para decir cosas que no se han dicho y hacer cosas que no se han hecho.
Y al final del día, tal vez la noche, parece que las civilizaciones de hoy crecen solamente por acuerdos, adaptaciones y añadidos, no por repudios. Hoy los rebeldes y los revolucionarios no son más que ocasionales remolinos, que consiguen a penas mantener el flujo, evitando el estancamiento, pero que pronto se hunden en la corriente, para ser finalmente absorbidos; son una cuestión secundaria. Desesperación silenciosa podría ser otra definición para esta condición humana. Es como si estos nuevos revolucionarios hubiesen aprendido que no se puede remodelar la sociedad para pasado mañana, o que no tienen la necesaria sabiduría, o que esto no va a ser permitido. No tengo ningún respeto por ellos. Piensan que las civilizaciones crecen, cambian y entran en declive, que no se rehacen.
Esto significa que algo debe andar radicalmente mal con una cultura y una civilización en la que su juventud comienza a desertar. La juventud es el tiempo natural para la revuelta, para el experimento, para un idealismo generoso que está dispuesto para la acción. Cualquier civilización que tiene la sabiduría de preservar este instinto de conservación, permitirá un cierto margen de libertad para la expresión del estado de ánimo juvenil. Pero el hecho simple, difícil de aceptar, es que en el mundo de hoy, el margen de libertad se ha reducido al punto de desaparecer. No se quiere ya a una juventud rebelde. En nuestro entorno no hay nada que desafíe a nuestros jóvenes, no hay flexibilidad, no hay color, no hay posibilidad para la aventura, no es posible influir en los acontecimientos de forma más generosa que lo permitido bajo unas reglas de saqueo altamente organizado. Toda nuestra vida institucional se orquesta con el propósito común de chantajear a nuestra juventud en la aceptación del status quo, y no simplemente su aceptación, sino su glorificación.
En otros tiempos, la rebeldía, era como cuando sentías, a pesar de toda la burocracia y la ineficiencia, algo parecido a la sensación que se espera tener, y que no se logra, al hacer la primera comunión. Una sensación de consagración a un deber para con todos los oprimidos del mundo, de la que era difícil y embarazoso hablar por su similitud con una experiencia religiosa, y que sin embargo era tan auténtica como la sensación que se pudiera tener escuchando por primera vez a Bach, o de pie en la Catedral de Notre-Dame o la de León, bañado por la luz que entra por las vidrieras, o deleitándote con la visión de un Mantegna, un Greco o un Brueghel en el Museo del Prado. Como siendo parte de algo creíble en su totalidad, completo, y sintiendo, al mismo tiempo, una absoluta hermandad con los otros que se dedicaban a lo mismo. Era algo que nunca habías sentido antes, pero que ahora experimentabas, y le dabas tanta importancia en si mismo, así como a las razones para ello, que la propia muerte parecía algo de poca monta, sólo una molestia a evitar, ya que podría interferir con el funcionamiento de tu deber. Pero lo mejor era que había algo que se podía hacer con este sentimiento, y esta necesidad también: Podías pelear.

.

¿Contrario? – Dugutigui, ensayo/traducción de textos de Christopher Hitchens, Wallace Stegner, Harold Edmund Stearns y Ernest Hemingway

About Dugutigui

In the “Diula” language in Mali, the term « dugutigui » (chief of the village), literally translated, means: «owner of the village»; «dugu» means village and «tigui», owner. Probably the term is the result of the contraction of «dugu kuntigui» (literally: chief of the village).
This entry was posted in Education, Español, Politically Incorrect Language, Politics, Writing and tagged , , , . Bookmark the permalink.

5 Responses to ¿contrario? – (es)

  1. fedeberton says:

    Muy buenos tus posts! Comparto plenamente todo lo que decís, tus ideas. Y es muy cierto lo que planteas, esa etiqueta de “rebelde” que uno tendrá que cagar por el solo hecho de liberar nuestro espíritu, dejarlo volar. Claro todo eso, esa liberación no esta bien vista. El sistema no quiere espíritus libres. Muy buenos tus posts! Saludos de San Luis (Argentina)

  2. fedeberton says:

    and I will pay more attention to my spelling in Spanish! lol🙂 Greetings from Villa Mercedes (San Luis)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s