el río cuyas aguas corren hacia arriba – (es)

El taxista del hotel parecía animado a la hora de conducirme hasta en Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini en ese mi día de partida de Buenos Aires. Tal vez por considerar que estaba enviando mi gallego culo de vuelta a España. Yo no lo estaba tanto ya que este títere en ningún momento me permitió echar ni una sola caladita en su por otra parte desaseado Ford. Apuntemos aquí su falta comprensión acerca de las tribulaciones de los fumadores.
Y de las leyes de la física…
Me comentaba el tipo que era originario de San Luis y que en su tierra abundan los fenómenos desconcertantes. El más enigmático es un río en el que las aguas “suben”. O sea que el cauce discurre cuesta arriba… Y aunque me sentía un poco huraño por el asunto del humo, esto consiguió que esbozara una condescendiente sonrisa.
Después de 50 minutos de viaje pude apearme, sacar nerviosamente un “pito” y unirme a la banda de parias que se encontraba humeando en la acera, para un último y profundo Lucky antes de la salida del vuelo. En esta ocasión el tiempo acompañaba y, por otra parte, ya me conocía el paño: Nunca preguntes por el área de fumadores de este aeropuerto, porque no la hay. Y parece que el personal ha sido adiestrado para tratar a los fumadores con desprecio.
Una vez pregunte por dicha área a una mujer de la limpieza y su respuesta, acompañada de una fría mirada,  fue ¡AFUERA! Afortunadamente AFUERA no es un largo paseo…
En el asiento contiguo, ya en el avión, me toco un amable fumador polaco con el que tuve una edificante charla acerca de las, literalmente, cámaras de gas para cretinos, también denominadas “Smoking Areas”, que más bien deberían llamarse  “Sala de Genocidio de las Especies Fumadoras”, poco más grandes que una cabina para votar, donde los fumadores se apilan de pie como una familia de suricatas, soplándose humo en la cara del otro y con un sistema de ventilación muy, muy pobre.
Dada nuestra afinidad le comente jocosamente el tema del río de San Luis. El polonés me contesto circunspecto que esto no es un hecho insólito. En su patria chica también hay un río que corre para arriba. De repente me entró el sueño.
Joder. ¿Me estaré perdiendo algo?
.
El río cuyas aguas corren hacia arriba – by Dugutigui

About Dugutigui

In the “Diula” language in Mali, the term « dugutigui » (chief of the village), literally translated, means: «owner of the village»; «dugu» means village and «tigui», owner. Probably the term is the result of the contraction of «dugu kuntigui» (literally: chief of the village).
This entry was posted in Español, Humor, Travel and tagged . Bookmark the permalink.

2 Responses to el río cuyas aguas corren hacia arriba – (es)

  1. tonden says:

    En España hay una carretera en la que tiras un balón y también sube, no te pierdes nada… Pero sería curioso ver el río… y de paso, dejar de fumar? cada vez somos peor tratados!! En Alemania yo ando enganchada a la campana extractora de mi casa, no estoy dispuesta a morir por congelación ahí fuera. El resto del día, en el trabajo, cuando salgo… no fumo. Sería muy digno dejarlo del todo, y dejar así de estar sometido.
    Me gusta fumar igual que me gusta hacer lo que me da la gana, y ambos han dejado de ser compatibles, mientras me pienso esto voy a echar un pito. jiji

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s