arrancado de cuajo – (es)

En Liberia suelen decir que “solo el mono loco ama al mono viejo” –un punto de vista que, como mono viejo, no me queda más remedio que suscribir. Al 100%.
Y algo de esto tiene que ver con la historia del Sr. Tirafalo de Anchuah Town y su joven esposa Joyce, que se han divorciado después de un breve matrimonio, porque la Sra. Lerubise recorto las imágenes de su esposo de las fotografías que tenían en común.
Tirafalo Lerubise, de 57 años, ha comentado, al que quiere escucharle, que se ha separado de su esposa, Joyce Lerubise de 20 años, porque esta ha demostrado con su acción no estar ya interesada en su matrimonio.
–El grave error que ha cometido –comentó Tirafalo– es el haberme separado de las fotografías que habíamos tomado juntos, después de una pelea.
Por lo visto la Sra. Lerubise cortó las fotos con un par de tijeras, lo que Tirafalo ha entendido como un hecho evidente de que le quería fuera del matrimonio y del lecho conyugal.
–En Grand Bassa, cuando un cónyuge hace eso, es el fin del matrimonio –mantiene Tirafalo, después de que el asunto llegase a la Corte Civil de Monrovia, en la que se anuló el compromiso.
Sin embargo, más tarde corrían por el poblado las distintas versiones de ambos ex-cónyuges, en las que el tema de las fotografías no parece ser más que una disculpa que han aprovechado para poner tierra por medio, ya que parecían tener serios problemas hacía tiempo.
Tirafalo dijo que, además de la amargura con su ex-esposa por el asunto de las fotografías, estaba cansado de un matrimonio que no funcionaba. Culpó a Joyce de no querer tener hijos con él y de negarle sus derechos conyugales.
–Yo simplemente estaba cansado de un matrimonio sin sexo –se queja.
Joyce no disputa que se negara a tener sexo con su ex-esposo, diciendo que lo hizo porque este quería relaciones sexuales sin protección y, sin embargo, andaba habitualmente de cama en cama con diferentes mujeres por todo el poblado.
De hecho, ambos admitieron más tarde, que Tirafalo es padre de varios hijos fuera del matrimonio.
–Acepté sus errores y seguí viviendo con él, pero yo insistía en el uso de condón para salvaguardar la salud. De ningún modo iba a dejar que me infectase con enfermedades de transmisión sexual porque, obviamente, se expuso a tales riesgos, cuando se dedicaba a sus andanzas sexuales extra-maritales –aclaró Joyce.
Tirafalo, sin embargo, no está de acuerdo con algunas cosas: Por un lado, no ve ningún problema con tener relaciones sexuales fuera del matrimonio. Él es realmente el que ofreció la información de que tiene hijos nacidos fuera del matrimonio y argumentó que lo hizo porque se sentía frustrado sexualmente y quería tener hijos. También califica el asunto de los preservativos como una simple patraña, pues sino “¿Cómo es posible que Joyce esté embarazada de otro hombre?”
–Mi esposa me negaba los derechos conyugales y otras mujeres estaban disponibles para darme esa satisfacción. Yo quería tener niños y ellas me los han dado. Me dieron lo que mi esposa no me daba –agregó Tirafalo, quien está pensando volver a la Corte, en un intento por conocer al culpable de embarazar a su ex-esposa y para asegurarse de que recupera todo lo que él pagó como dote.
Sus esfuerzos, sin embargo, difícilmente darán frutos, ya que su esposa ha dicho que no tiene forma de contactar al conductor del camión responsable del embarazo.
–Tuve relaciones sexuales con un conductor de camión de Costa de Marfil, al que no se puede encontrar porque solo fue una cita ocasional –comentó Joyce.
Al preguntarle por qué tenía que acostarse con un conductor de camión, ella dice que tenía “Kene Sule ke -hambre de sexo-, y que es lo que dirá si tiene que volver a la Corte”.
– ¿Y que hay del día en que la sorprendí in fraganti con un hombre joven, el cual, en vez de huir como podría esperarse, me amenazó antes de saltar de nuevo a la cama? demanda Tirafalo con un evidente cabreo –haciendo gala de su favorable disposición con los asuntos extra-matrimoniales.
Mientras tanto Joyce también reveló que Tirafalo, que sufrió un derrame cerebral el cual le ha dejado su rostro parcialmente deformado y un ojo ciego, desde ese incidente está traumatizado por el estigma y lleno de imaginaciones sobre traiciones y celos.
–Empezó a acusarme de no aceptar su condición. Siempre estaba vigilándome y empezó a tener celos de cualquier hombre que veía en mi compañía –explicó Joyce.
Pero Tirafalo lo ve de manera diferente y reniega:
–Ella estaba avergonzada por mi aspecto. Cuando nos casamos prometimos estar juntos en la salud y la enfermedad, pero ella no quiso aceptar mi enfermedad.
.
Arrancado de Cuajo – Dugutigui

.

Otras historias relacionadas que tal vez te pueden interesar:

ooo

About Dugutigui

In the “Diula” language in Mali, the term « dugutigui » (chief of the village), literally translated, means: «owner of the village»; «dugu» means village and «tigui», owner. Probably the term is the result of the contraction of «dugu kuntigui» (literally: chief of the village).
This entry was posted in Africa, Español, Humor, Writing. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s