usa, y la guerra – (es)

¡Hola! Gracias, gracias. ¡Muchas gracias y hola Nueva York! OK. Ha pasado algún tiempo desde la ultima vez que he estado aquí y un par de cosas han sucedido en ese lapso. Me gustaría hablar un poco sobre la guerra del Golfo Pérsico. Dos de las grandes, en el Golfo Pérsico. ¿Y sabéis cual es mi parte favorita sobre esa guerra? Se trata de la primera guerra que hemos tenido en todos los canales y además por cable. Y es una guerra que ha obtenido también buenos niveles de audiencia, ¿no? Buenos niveles de audiencia…
Bueno, nos gusta la guerra. Nos gusta la guerra, somos gente que nos gusta la guerra. Y nos gusta la guerra, porque somos buenos en ello. Y ¿sabéis por qué somos buenos en ello? Porque hemos practicado un montón. Este país tiene solo 200 años y ya hemos tenido 10 guerras importantes. Nos sale un promedio de una gran guerra cada 20 años en este país, ¡por eso somos buenos en ello! Y es buena cosa que lo seamos, porque ya no somos buenos en ninguna otra cosa. ¡No somos capaces de fabricar un coche decente, ni hacer que una televisión o un reproductor de vídeo funcione, joder! Nos hemos cargado nuestra industria del acero, no somos capaces de educar a nuestros jóvenes, ni proveer asistencia medica a nuestros mayores, ¡pero podemos reventar tu país a base de bombas ¿vele?!
Especialmente si tu país está lleno de gente de oscura. ¡Oh!, nos gusta eso, ¿no? ¡Ese es nuestro hobby! Ese es nuestro nuevo trabajo en el mundo, ¡bombardear gente oscura! Irak, Panamá, Granada, Libia, ¿tienes algunas personas oscuras en tu país?  Diles que se anden con mucho ojo ¡o los vamos a cagar a bombazos!
Ciertamente, ¿recuerdas cuando fue la última vez que bombardeamos a gente blanca? ¿Eres capaz de recordar los últimos blancos? De hecho, ¿puedes recordar a ninguna gente blanca que hayamos bombardeado? ¡Los Alemanes! Esos han sido los únicos. Y fue solo porque trataron de meterse en nuestro terreno. ¡Querían dominar el mundo! ¡Mierda! ¡Ese es nuestro jodido trabajo! ¡Nuestro jodido trabajo! Desde entonces solo bombardeamos gente pardusca. No porque se quieran inmiscuir en nuestro camino, sino simplemente porque son pardos.
Probablemente ya os habréis dado cuenta de que no pienso acerca de la guerra en la forma que se nos dice, en la forma que se supone debemos sentir respecto a la guerra, la forma en la que somos ordenados e instruidos a sentir acerca de la guerra, por nuestro gobierno. Sabéis, dejadme deciros algo, mi mente no funciona de esa manera. Siempre hago esa cosa tan estúpida a la que llaman “pensar” y no soy un buen americano, ¡porque me gusta formar mis propias opiniones! Yo no bailo cuando me dicen que lo haga. Por desgracia la mayoría de los americanos bailan a la primera orden. Yo no. Yo me rijo por ciertas normas: primero, no me creo nada que venga del gobierno.  Nada.  Cero. Y no me tomo muy en serio a los medios o la prensa de este país, que en el caso de la Guerra del Golfo, no fueron más que empleados sin paga del Departamento de Defensa, y que la mayor parte del tiempo, la mayor parte del tiempo han funcionado como una especie de agencia de relaciones públicas para el gobierno estadounidense. Así que no les escucho, no creo de verdad en mi país, y amigos, debo deciros que no me ahogo de la emoción con las cintas amarillas y las banderas estadounidenses. Las considero símbolos, y dejo los símbolos para aquellos de mente simple.
En mi caso, yo miro a la Guerra de una forma un poco diferente. Para mi la guerra es mucho menear la polla ¿OK? Tan simple como eso. La guerra son un montón de hombres haciéndose notar en medio del campo por medio de menearse la polla unos frente a otros. Los hombres se sienten inseguros sobre el tamaño de sus penes, por lo que tienen que matarse unos a otros sobre esta idea. Eso es lo que toda esa mierda de gato idiota se trata.
Eso es de lo que se trata con todos los adolescentes que ponen posturitas de hombre-macho y se pavonean en los bares y los vestuarios. Se llama miedo-polla. A los hombres les aterroriza que sus pitos sean inadecuados por lo que tienen que competir unos con otros para sentirse mejor consigo mismos y, puesto que la guerra es la competición última, básicamente, los hombres se matan unos a otros con el fin de mejorar su autoestima. No tienes que ser un historiador o un politólogo para ver funcionando la teoría de la política exterior de la “polla más grande”. Se podría expresar así: ¿Qué? ¡¿Tienen las pollas más grandes? !Bombardeémoslos!  Y claro, las bombas, los cohetes y las balas tienen forma de pene. Es la necesidad subconsciente de proyectar nuestra polla en los asuntos de otros pueblos. Se llama ¡JODIENDO A LA GENTE!
Así que, en lo que a mi respecta, todo ese asunto del Golfo Pérsico no es otra cosa que una jodida guerra de menearse la polla. En este caso particular, Saddam Hussein había cuestionado el tamaño del pito de George Bush. Y a George Bush le han estado llamado “el pelele” durante tanto tiempo (wimp/pelele rima con limp/flácido)… a George le han estado llamado “el pelele” durante tanto tiempo que al final ha tenido que poner en practica sus propias fantasías masculinas por medio de enviar a los hijos de otras personas a la muerte. Incluso el nombre -Bush/Matojo- tiene que ver con los genitales sin ser exactamente los genitales. La “mata” es una especie de característica sexual pasiva y secundaria. Ahora bien, si el nombre de este hombre hubiera sido George Boner/Erección… bien se podría haber sentido un poco mejor consigo mismo y no habría habido ningún problema por allá en el primer lugar.
Este país tiene un problema de virilidad.  Hay un gran problema de masculinidad en los EE.UU.  Se puede ver en nuestro uso de la lengua.  El lenguaje siempre nos da la clave de las cosas.  ¿Qué hicimos mal en el Vietnam? ¡Salir a tiempo! No es una cosa muy varonil que hacer, ¿verdad? ¿No es así jodidos cabrones? Deberíais haberos quedado adentro. ¡Joderlos hasta el final! ¡Permanecer allí y seguirlos jodiendo hasta que estuvieran todos muertos! ¡Mierda hasta el final! Dejamos unas cuantas mujeres y niños vivos en Vietnam, y no nos hemos sentido bien con nosotros mismos desde entonces.
Por eso, en el Golfo Pérsico, George Bush nos dijo: “¡Esto no será otro Vietnam!” En realidad usó estas palabras: “¡Esta vez vamos hasta el final!” ¿Pueden imaginarse al presidente de los Estados Unidos utilizando la jerga sexual de un trece añero para describir su política exterior? Y si queréis saber lo que ocurrió en el Golfo Pérsico sólo tenéis que recordar los nombres de los dos hombres que dirigían esta guerra, Dick (Polla) Cheney y Collin (Redaños) Powell. Con nombres así ¡a alguien le tenían que dar por el culo!
Bueno, os diré una cosa. Ahora, para equilibrar la balanza me gustaría hablar de algunas cosas que nos unen. Cosas que señalan nuestras similitudes en vez de nuestras diferencias, porque acerca de nuestras diferencias es lo que hemos estado escuchando constantemente en este país. Nuestras diferencias es de lo que todos los medios y los políticos están siempre hablando, de las cosas que nos separan, cosas que nos hacen diferentes unos de otros. Esa es la forma en que la clase dominante opera en cualquier sociedad. Tratan de dividir al resto de la gente. Mantienen a los mas desfavorecidos luchando con la clase media, luchando entre sí, para que los ricos, mientras tanto, puedan hacerse con todo el maldito dinero. Una fórmula bastante simple, y que funciona. Ya sabes, cualquier cosa que nos diferencia, es de lo que se va a hablar. Raza, religión, origen étnico y nacional, empleo, ingresos, educación, condición social, sexualidad, cualquier cosa con la que puedan mantenernos luchando entre nosotros, para que ellos puedan seguir yendo al banco.
¿Sabes como se pueden describir las clases sociales en este país? La clase alta tiene todo el dinero y no paga  impuesto alguno. La clase media paga todos los impuestos y hace todo el trabajo. Y los pobres simplemente andan acojonados por la clase media.
.
USA, Y la Guerra – George Carlin – Traducción por Dagutigui

About Dugutigui

In the “Diula” language in Mali, the term « dugutigui » (chief of the village), literally translated, means: «owner of the village»; «dugu» means village and «tigui», owner. Probably the term is the result of the contraction of «dugu kuntigui» (literally: chief of the village).
This entry was posted in Español, Humor, Politically Incorrect Language, Politics. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s