finlandia, un ejemplo a seguir – (es)

El enfoque de este artículo se centra en el control de la corrupción en Finlandia. La corrupción es vista (o debería ser vista) como una amenaza primaria para un gobierno abierto y transparente, un desarrollo económico sostenible, el proceso democrático y las genuinas prácticas empresariales. La corrupción es así mismo un fenómeno de múltiples caras, que combina varios problemas juntos, tales como el abuso del poder otorgado para la obtención de beneficios privados, la falta de integridad, los sobornos, la mala gestión, el fraude y el nepotismo. La gran pregunta es cómo evitar el aumento de la corrupción administrativa en nuestro país. Tal vez el caso Finlandés pueda servir de ejemplo.
Desde hace varios años, la organización Transparencia Internacional ha calificado a Finlandia como el país menos corrupto del mundo.
Aunque Finlandia no está completamente liberada de la corrupción, se la coloca constantemente a la cabeza de los estudios internacionales sobre el tema. El hecho de estar relativamente libre de esta lacra indica que la sociedad finlandesa ha adquirido algunos fuertes anticuerpos a lo largo de su desarrollo histórico.
Profundizar en el estudio de la historia de Finlandia y los factores que han contribuido a este desarrollo, puede ofrecer lo que se espera sean algunas lecciones útiles para los demás. Aunque no son los únicos requisitos esenciales para el éxito en la lucha contra la corrupción en otros países, y aunque cada país sigue su propio camino sobre la base de sus propias circunstancias, creemos que la experiencia finlandesa tiene algo que ofrecer a España en particular y al mundo en general.
La corrupción se define como “la explotación de una posición de influencia para el beneficio privado.” Esta definición cubre tanto la corrupción directa e indirecta, como la corrupción a pequeña y gran escala. Además de la corrupción activa y pasiva, la Convención de Naciones Unidas contra la Corrupción especifica los delitos de malversación de fondos, apropiación indebida u otras formas de desviación de la propiedad, tráfico de influencias, abuso de funciones y enriquecimiento ilícito.

This slideshow requires JavaScript.

Lo que sigue son algunos ejemplos de cómo Finlandia lucha contra la lacra de la corrupción, extraídos del siguiente blog:
http://www.elsentidodelavida.com/2010/11/asi-lucha-finlandia-contra-la.html
PRIMERO: En Finlandia cualquier compra que realicen las Administraciones Públicas, desde un edificio hasta un bolígrafo, ha de estar ejecutada a precios de mercado e incluir, necesariamente, tres ofertas de proveedores distintos, para poder elegir la más baja. No es legal, admisible ni justificable el pago de 100 euros por un cartucho de impresora o de 1000 por una silla aunque las facturas sean correctas. Ejemplos ambos acaecidos en España y que la justicia no pudo castigar.
SEGUNDO: Principio de transparencia total de las Administraciones públicas. Cualquier decisión tomada por un funcionario público dentro del desempeño de su profesión (excepto las relacionadas con la seguridad) puede ser conocida por el resto de ciudadanos. Nadie puede negarse a satisfacer las necesidades de información no solo de los periodistas sino de los votantes. Debido a ello actuaciones contra esa norma son no solo contrarias a la ética sino ilegales.
TERCERO: Principio de transparencia total en las cuentas de los ciudadanos. Los finlandeses pueden saber cuales son los ingresos declarados de todos los residentes en el país, ya se trate de una persona que cobre el desempleo, del artista de mayor éxito de la nación o del CEO de Nokia.
El equivalente peninsular permitiría conocer las cuentas no solo empresariales sino personales de Emilio Botín, Arturo Pérez Reverte, Felipe González, José María Aznar, Adolfo Domínguez o cada uno de los vecinos de Madrid.
CUARTO: Ausencia de alcaldes: El gobierno de los municipios en Finlandia recae en “City Managers”, es decir, en funcionarios públicos con experiencia en la administración de entidades de esa índole. Así pues el ciudadano puede distinguir con claridad que la persona al mando es alguien supeditado a los votantes y que puede ser despedido o reemplazado por el Consejo municipal (el órgano elegido en las urnas y que ostenta la soberanía popular). Helsinki es la excepción a este modelo.
QUINTO: Ausencia de cargos de designación política: En Finlandia los secretarios de Estado son funcionarios de carrera que alcanzan el puesto superando pruebas objetivas en lugar de por designación partitocrática. En 2005 se realiza una remodelación del sistema para permitir a las organizaciones políticas el poder elegir a los Secretarios de Estado, aun así muchos de ellos siguen siendo en la actualidad trabajadores públicos ascendidos por méritos propios.
SEXTO: Estructura de poder colegiada: La corrupción se extiende con mayor facilidad cuando el poder se concentra solo en un individuo, es por ello que en Finlandia se promueve la toma de decisiones mediante el debate y el consenso. Al igual que el órgano político principal de las ciudades es la Asamblea popular (el alcalde solo es un trabajador público) el Consejo de ministros tiene mayor capacidad de poder que el Presidente de la República.
SÉPTIMO: Principio de acceso libre al poder. La posibilidad de convertirse en un miembro de alto rango de la administración y los ministerios finlandeses no recae en una élite intelectual formada en Instituciones de enseñanza concretas (como en Francia) tampoco en personas que puedan atraer la inversión de diferentes empresas para sufragar sus campañas (ejemplo de Estados Unidos) o en ciudadanos adscritos a organizaciones políticas que ascienden por los méritos internos dentro de su organización (caso español). En Finlandia los puestos son cubiertos por funcionarios públicos (siguiendo un baremo meritocrático) y cuya carrera está abierta a todos los finlandeses. El país evita, por tanto, tener que acudir a un modelo como el de España dónde los cargos de libre designación del gobierno (elegidos ideológicamente) reciben 200.488 euros anuales y se multiplican de manera oscura por todas las administraciones.
OCTAVO: Principio de proporcionalidad en el castigo. La cuantía de las multas por violar las normas suele ser proporcional a los ingresos de los individuos y las empresas. En 2001 Anssi Vanjoki, alto ejecutivo de Nokia, fue considerado culpable de conducción temeraria por romper los límites de velocidad a los mandos de su Harley Davidson imponiéndosele por ello una multa por el equivalente a 104.000 dólares de la época. Este principio de proporcionalidad en el castigo, junto a la marca social que lleva el estar envuelto en un caso de corrupción, actúa de forma extremadamente disuasoria ante posibles tentaciones para cruzar el límite de la legalidad.
.
Finlandia, un ejemplo a seguir – “elsentidodelavida” y  Dugutigui

About Dugutigui

In the “Diula” language in Mali, the term « dugutigui » (chief of the village), literally translated, means: «owner of the village»; «dugu» means village and «tigui», owner. Probably the term is the result of the contraction of «dugu kuntigui» (literally: chief of the village).
This entry was posted in Español, Politically Incorrect Language, Politics. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s